By Andrea Godínez
Posted: Updated:
3 Comments

FOTONOTA-MARZO
Andrea Godínez / Brújula / Fotonota

Recuerdo que cuando era niña y jugaba en la casa de mi abuelita esperando a que mis papás regresaran de trabajar, había un día a la semana en especial que llamaba mi atención y era cuando mi abuelita se detenía en el umbral de la puerta a esperar con un vaso en la mano. Mi curiosidad me hacía salir detrás de ella para averiguar lo que sucedía. Era el día que un señor con un grupo de cabritas se detenía frente a la casa de mi abuelita para venderle un vaso de leche fresca; el vasito para mi sorpresa, era para mí. El sabor de la leche no era muy agradable pero la espuma y lo calientito le daban un toque especial que ahora cada vez que veo escasamente por las calles de la Ciudad de Guatemala un grupo de cabritas, recuerdo su sabor.

En la actualidad, es poco común encontrarse con este tipo de trabajadores, tal es el caso de este señor que sale todos los días a las 7 de la mañana desde su casa ubicada en San José La Comunidad, Mixco, hacia las calles de la Ciudad de Guatemala para vender fortuitamente unos cuantos vasos de leche. Esta es una labor antigua que con los años, la pérdida del espacio público y la privatización de nuestras colonias, han obligado a que este tipo de servidores busquen otro tipo de actividades económicas para sustentar la vida de sus familias. Junto con los vendedores de leche de cabra también se encuentran los afiladores de cuchillos, reparadores de zapatos y probablemente muchos más vendedores ambulantes que hoy en día es raro o escaso, encontrarlos por las calles.  Valoremos estos trabajos, a sus trabajadores y esa buena época de antaño que nos hacen recordar.

 

About the Author

Me cansé de definirme entre líneas porque nunca he estado dentro de ellas. Veo lo que comparto, comparto lo que veo.

Related Posts

En el departamento de Guatemala nacen y atraviesan dos grandes ríos, uno que va hacia el norte y...

Por Andrea Godínez / Brújula / Fotonota Abril de 2016. Probablemente el més más extremo de la...

...

3 Comments
 
  1. Anaithe Contreras / 04/03/2016 at 10:13 /Responder

    Totalmente de acuerdo y es ahí donde me pregunto… ¿porque las cosas buenas pasan a ser escasas? y esto sucede en muchas cosas cotidianas como ayudar a una persona de la tercera edad a cruzar la calle, ya no se puede ya que las personas lo vemos como una alerta como un peligro porque sabemos que el mal esta en este mundo.
    En fin… gracias por recordarme la lechita de cabra!

  2. andrea / 30/10/2016 at 10:39 /Responder

    esto fue algo de lo cual nunca me atreví, mi abuela siempre me decia que tenia vitaminas, que me daba energia incluso que era mejor que la leche de vaca, pero por tabúes o al no ser tan comùn en mi localidad nunca me atreví a probarla

  3. Irma / 14/08/2017 at 18:43 /Responder

    Leche de cabra
    quizas parezca o suene raro, pero gracias a esta leche muchos crecimos sanos y fuertes.

Leave a Reply