By Alanon
Posted: Updated:
0 Comments

Al-anon-Noviembre-1

Pablo / Al – Anon /

Siempre me clasifiqué como una persona tímida y callada. Debido a la timidez mis relaciones interpersonales no eran las más apropiadas y me mantenía en una actitud de aislamiento. Mis días transcurrían como la arena de un reloj, la finalidad de cada uno de ellos era llegar a su término para que al día siguiente volviera a comenzar este ciclo; se habían convertido en una especie de círculo vicioso. Vivía con una familia disfuncional donde existían diversos  roles: del padre abusivo, el de la madre afligida, el de la hija indiferente y el del hijo cuyo único fin era “arreglar” los problemas de cada persona de la familia, estos roles eran interpretado por cada uno de nosotros día a días, todos los días, parecía que la historia era una historia sin fin.

Esto se repitió por 15 años hasta que al fin mi madre tocó fondo y encontró ayuda en Al-Anon. Mi padre se fue, pero la tarea de ocasionar problemas me fue heredada, mi comportamiento enfermo me condujo hacia las mismas actitudes de mi padre: ansiedad, ira, temor, preocupación, celos, resentimiento y muchas más se convirtieron en actitudes conflictivas y autodestructivas con las que no podía lidiar. Y me estaban dando problemas en las relaciones con las personas que forman mi familia, mis amigos y compañeros. Mientras tanto, mi madre y mi hermana, ya en proceso de recuperación,  me enseñaban con sus actitudes un cambio que no entendía, que me gustaría para mi vida pero que de alguna manera no podía obtener y por consiguiente, esta situación me frustraba.

Después de mucho tiempo decido por fin ir a ese “lugar” del que mi madre siempre hablaba.

Mi primer reunión en Al-Anon no es un recuerdo vívido en mi mente, debido a mis miedos, ese día no llegué a hablar ni a relacionarme con nadie más que no fuese mi madre; sin embargo, me sentí inmediatamente identificado con el grupo, ya que percibí  un sentimiento de pertenencia, por lo cual decidí quedarme. Era como si todos habláramos el mismo idioma, como si todos nos entendiéramos aunque fuéramos de diferentes edades, sexos, etc. Todos compartíamos un problema en común que era sentirnos afectados por el alcoholismo de alguien, sentí que no estaba solo en mis problemas, que muchos de ellos los tenían o los habían tenido y que habían logrado encontrar una solución. En mis primeras sesiones se me animó a participar, y poco a poco me sentía más a gusto. Por otra parte, algunas de las lecturas hechas en cada sesión, yo sentía como si fueran escritas para mí, era una experiencia o situación sacada de mi propia vida, que me hacían reflexionar cada vez más acerca de mis actitudes conmigo mismo y hacia los demás.

Empecé a conocer herramientas para afrontar mi día a día, para hacerle frente a los problemas y situaciones de una manera positiva, dejé mi modo zombie y empecé a tomar conciencia de lo que hacía y de cómo eso afectaba mi vida. Comecé a utilizar pequeñas oraciones que aquí en Al-Anon se le llaman lemas. Por ejemplo, mantenlo simple, que me recuerda reducir las situaciones a menor complicación, no como solía hacerlo antes que un grano de arena yo lo convertía en una montaña.

Actualmente asisto a Al-Anon junto a mi madre. Mi familia disfuncional se ha convertido en una familia en proceso de recuperación que, al igual que todas las demás, tiene sus recaídas, con la excepción que esta tiene el respaldo y la guía que brinda el programa de 12 pasos para volver al rumbo correcto que lleva a la armonía y a la sana convivencia. Por último, es de mi agrado darles a conocer que, gracias al programa, sus miembros y más importante mi Poder Superior, actualmente llevo una vida en la que mis miedos desaparecen poco a poco, mis sentimientos negativos se van desprendiendo de mi cada vez más y mi vida se endereza hacia un camino que se que vale la pena recorrer un día a la vez.

Pablo  15 años

Grupos de familia Al-Anon y AlaTeen de Guatemala

6calle 0-39 zona 1. Teléfonos 2253-9637 y 2251-8949. Correo electrónico: alanondeguatemal@gmail.com

Imagen

About the Author

Somos una hermandad formada por parientes y amigos de alcohólicos, que sentimos que nuestras vidas han sido afectadas por la forma de beber del o de los alcohólicos, que comparten experiencia, fortaleza y esperanza.
En Al-Anon perseguimos un único propósito ayudar a los familiares y amigos de los alcohólicos.
Información a los teléfonos: 2251-8949 y 2253-9637 ó alanondeguatemal@gmail.com

Related Posts

Estamos ante la inédita oportunidad de conocer la manera exacta en que opera la alianza entre el...

Dicen que solamente 3 de cada 100 guatemaltecos, tenemos acceso a la educación superior (pública o...

Autora: Daniela Archila   Para todos, rígida, absurda e insignificante. Para mí, no hay nadie como...

Leave a Reply