By Gabriela Sosa
Posted: Updated:
0 Comments

 

Gabriela Sosa Abril 1

Gabriela Sosa / Opinión /

Ven, toma una escoba, volemos hacia Hogwarts, veamos un partido de Quidditch; toma tu varita y encógete para pasar por la puerta al País de las Maravillas. Vamos, siéntate a tomar té con el Sombrerero, ten una confusa, filosófica, maravillosa conversación con el Gato de Cheshire. ¿O preferirías caminar por la Tierra Media, desayunar con hobbits y aprender con elfos, pelear lado a lado con Aragorn?

Pídele a Gandalf que te envíe a Narnia, para peinar la melena de Aslan y escuchar las historias del fauno. ¿Quisieras pasar a través del armario y encontrarte en Panem? Dale una mano a Katniss y pelea por lo que es justo. Si cierras los ojos y lo deseas suficiente, Peter vendrá a llevarte para conocer a los niños perdidos y enfrentar a Garfio, quien podría convertirse en Mortífago en cualquier momento. Tras despertar en el Bosque Prohibido, quiere que veas al Señor Tenebroso. ¡Rápido! Huye, corre, camina con Harry un poco, ayúdalo a derrotar a Voldemort de una vez por todas. ¿Ya estás sonriendo? ¡¿Qué esperas?! Ve y toma tus libros, vuela con dragones, pelea batallas, viaja, imagina y visita mundos fantásticos.

Este próximo 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro, y aunque ya he escrito antes acerca de sus orígenes, esta vez quisiera enfocarme en el por qué leemos. La lectura nos permite muchas cosas, sobre todo: aprender. Aprender sobre temas que desconocemos, aprender sobre lugares remotos y costumbres ajenas a las nuestras, aprender a pensar de manera distinta y ponerse en los zapatos de alguien más; promueve la empatía y la necesidad de ese “algo más”: el siempre saber más, investigar más, descubrir más. A través de los libros podemos transportarnos, transformarnos y tratar de abrirnos a nuevas perspectivas y líneas de pensamiento.

Pero los libros también se pueden volver otra cosa: pasaportes a increíbles e imaginativos mundos, llenos de magia y maravillas; nos permiten soñar a la vez que encontrarnos con ese “algo” que no sabíamos que estábamos buscando. Las novelas o cuentos favoritos pueden convertirse en mejores amigos, en un hogar al cual siempre podemos volver, en consuelo, en el hombro en el que nos apoyamos o incluso darnos un motivo; pueden inspirarnos a ser mejores, a seguir tratando; al igual que nuestros personajes más queridos, a ser mejores personas, a no darnos por vencidos, así como ellos no lo hicieron.

Los libros son en realidad puertas o pasaportes, si tan sólo se los permitimos.

Por esta razón, alrededor del mundo, en diversas escuelas y librerías se realizan toda cantidad de actividades para conmemorar este objeto tan mágico y especial. En Guatemala, la Librería Sophos tiene preparada toda una semana de actividades: del 18 al 23 abril. En la agenda se hallan: encuentros con autores guatemaltecos, conferencias sobre autores trascendentales tales como Gabriel García Márquez y Cervantes; un rally para niños y otro para adolescentes, reuniones entre lectores; entre otras.

Imagen

About the Author

Humana, estudiante de la vida, graduada arrepentida de Psicología, librera indecisa, lectora, adicta al café y sirviente de tres gatos. Persiguiendo palabras.

Related Posts

¡Qué rico que es comer!, se lee en la publicidad de una cafetería. ¡Qué rica la comida!, exclaman...

El pasado miércoles 11 se conmemoró el Día Internacional de la Niña, impulsado por las Naciones...

Un día de estos, salí con mi hermana a pecar con postres y cafés. Poniéndonos al día, riéndonos de...

Leave a Reply