By Carlos Muñoz
Posted: Updated:
1 Comment

PAP

Carlos B. Muñoz/ Brújula/

Mucho se ha hablado del Plan Alianza para la Prosperidad, un plan estratégico de la administración Obama para reducir el número de migrantes centroamericanos mediante la inversión en la región centroamericana. ¿Qué es? ¿Cómo funciona? ¿En qué se enfoca? ¿Es bueno o malo? Aquí te damos algunas pistas para que formes tu propio criterio sobre este.

1. Su principal objetivo: reducir la migración a Estados Unidos

El Plan viene de Estados Unidos y busca reducir el número de migrantes indocumentados, especialmente la de los menores. Actualmente, 6 niños no acompañados por hora son detenidos en la frontera de Estados Unidos.  Se enfoca en los países del Triángulo Norte, es decir Guatemala, Honduras y el Salvador. Busca enfrentar el problema desde su multi-causalidad, es decir que se aborda la migración como resultado de diversos problemas estructurales como el desempleo, la baja calidad de educación, el abandono del Estado, la inseguridad y la vida difícil que tienen muchos centroamericanos. Un buen porcentaje de los migrantes son jóvenes por lo que el Plan se enfoca bastante en nosotros.

2. Todos ponen pisto en la mesa

Se habla tanto del Plan por la cantidad de dinero que se va a invertir en él.  En los 5 años que durará el plan, se tiene estimado que se van a invertir: ¡22,000 millones de dólares! Los países del Triángulo Norte aprobaron entre los tres, 2,857 millones de dólares dentro de sus presupuestos para el 2016. Por su parte,  Estados Unidos dijo que iba  aportar $ 5,000 millones aunque para este año solo se aprobaron 750 millones (solo…). El resto del dinero lo pone la Unión Europea, el Banco Mundial y la Comunidad Internacional en general. Hay que tomar en cuenta que los presupuestos para el Plan se fijan cada año por lo que la inversión puede variar.

3. Un proyecto a corto y mediano plazo

El Plan tiene una duración de 5 años iniciando en 2016 y terminando en 2020. En marzo del 2015 se aprobó el acuerdo entre los 3 países centroamericanos y Estados Unidos. Dentro de los compromisos se fijaron metas a cumplir específicamente para este 2016 y otras a cumplir luego de los 5 años que dure el Plan. Estas metas se enmarcan en 4 áreas estratégicas. Las estrategias que tienen que ver con el desarrollo económico y humano son las que tienen mayor inversión, mientras que las que tienen que ver con combatir la corrupción y generar seguridad son complementarias.  Las 4 estrategias son las siguientes:

4. Primera área: Dinamizar el sector productivo

Esta estrategia busca, a grandes rasgos, generar las condiciones económicas y laborales necesarias para que los trabajadores no se vean obligados a migrar. Específicamente se busca una integración económica entre los 3 países para facilitar el comercio. Esto a través de una unión aduanera que  permita un tránsito libre de mercancías entre ellos. Además el Plan apunta al uso de nuevas energías, específicamente del gas natural, muy popular en Estados Unidos. Todo esto a través de un diálogo público-privado en donde las empresas colaboren en generar las condiciones que ya se mencionaron.

5. Segunda área: Desarrollar el capital humano

Aquí se busca generar condiciones humanas, especialmente para los jóvenes, para formar buenos trabajadores y ciudadanos. Para esta estrategia se hará una priorización de los municipios con mayor índice de migración.  Las variables para implementar el plan son según el dinamismo que tienen en el sector productivo (cabeceras departamentales principalmente) y los que son críticos para el desarrollo socioeconómico (periferias).  En el caso de Guatemala se priorizan 51 municipios de los 338 que componen el país. Esto se encuentran principalmente en el noroccidente del país. Cubre los departamentos de Huehuetenango, San Marcos, Totonicapán, Quiché, Alta Verapaz y, Zacapa y Chiquimula en el oriente de país.  Se busca invertir en los niveles de educación que son generalmente olvidados por los ministerios de educación (nivel preescolar, secundario y carrera vocacional) También hay un compromiso para invertir en las pequeñas y medianas empresas (MYPIMES). Además se espera aumentar la cobertura en salud y promover la igualdad de oportunidades ayudando de forma especial a mujeres, grupos étnicos excluidos y jóvenes en riesgo.

6. Tercera área: Mejorar la seguridad ciudadana y el acceso de justicia

Uno de los motivos por las cuales se decide migrar es por los altos índices de violencia y poca eficiencia de la justicia que hay en nuestros países. Para evitar esto, el Plan busca ampliar los programas de seguridad para lograr la desarticulación de maras, evitar el tráfico de personas, el lavado de dinero y el narcotráfico. A nivel de justicia se espera un acompañamiento internacional y el fortalecimiento de las instituciones que imparten justicia.  Además, se espera un mejor manejo de las prisiones para evitar el crimen organizado desde ellas así como una reforma policial.

7. Cuarta área: Fortalecer las instituciones y mejorar la transparencia

Los inversionistas extranjeros están conscientes de los altos índices de corrupción estatal que hay en el Triángulo Norte, por eso la cuarta estrategia busca asegurarse que los recursos que se inviertan en el Plan no sean robados. Para esto, se planea una supervisión independiente para el manejo de recursos de forma transparente. Además se espera aumentar los ingresos tributarios mejorando la recaudación de los impuestos y fortaleciendo la autoridad tributaria (en nuestro caso la SAT). Finalmente, se busca un esfuerzo conjunto para “avanzar en la profesionalización del servicio civil”; en otras palabras, se espera que ya no haya tanta gente mediocre como servidores públicos.

8. Cada quién por su lado con lo que ya tiene y como puede

El Plan establece áreas estratégicas pero no establece programas específicos para cada una de ellas. Más bien retoma los programas ya existentes en cada uno de los países e incentiva la creación de nuevos en función de lo que busca el Plan. Además, no hay una línea de trabajo compartida entre los países centroamericanos sino cada uno implementa lo que cree conveniente bajo la administración del ministerio que corresponde.   Por ejemplo, en materia de transparencia, el Plan no propone un programa específico para Guatemala sino busca la continuidad de la cooperación CICIG-MP.

9. Lo más chilero del Plan:

El Plan Alianza para la Prosperidad propone soluciones integrales y de fondo. Es decir,  busca atacar el problema de la migración desde su  raíz: las condiciones socio-económicas y el ambiente inseguro que motivan a las personas a migrar. Contrario a soluciones primitivas  como construir un muro, este propone soluciones a corto y mediano plazo. Además que se enfoca en algunos de los municipios más pobres de occidente para invertir en ellos a través de lo privado, no solo desde las grandes empresas sino se tiene previsto el apoyo a  las pequeñas y medianas empresas, es decir hacia los pequeños comerciantes y agricultores. En el caso de Guatemala, hubo cierta participación en mesas de trabajo de instituciones académicas, de derechos humanos, empresariales, indígenas y gubernamentales para analizar las propuestas de cada área estratégica y conseguir así una retroalimentación.

10. Lo más fregado del Plan:

La mayor crítica que ha tenido el Plan es su tendencia a ser un proyecto empresarial enfocado principalmente en impulsar las grandes inversiones privadas. Esto incluye la inversión privada extranjera y la explotación de recursos naturales bajo la idea de que son fuentes de empleo en los territorios, sin embargo, estos factores  han sido fuente de conflictividad social en los países centroamericanos.  Si bien hay una inversión a los pequeños empresarios el mayor énfasis es a la iniciativa privada de los inversores. Se corre el riesgo de que los grandes beneficiados por el plan sea un reducido grupo de grandes empresarios a través del pago de salarios por debajo del salario mínimo, como incentivo para invertir en los municipios seleccionados.  El plan es ante todo una apuesta económica más que social.  En principio se dijo que el Plan nació de la preocupación por el fenómeno de los niños migrantes pero hay muy poco dentro de  este que tenga que ver con los menores. Finalmente, no está de más mencionar que muchos de los problemas de fondo que generan la migración son producto de modelos económicos que anteriormente ha implementado Estados Unidos.

El mayor riesgo del plan es que su concentración en intereses económicos y empresariales sea perjudicial para el desarrollo social. Un desarrollo desde los inversionistas privados nacionales y extranjeros puede traer prácticas económicas que aumenten las desigualdades a través de bajas condiciones laborales y estrategias de acumulación de capital. Habrá entonces crecimiento económico pero no redistribución de la riqueza. Si esto sucede, el Plan probablemente no evitará la migraciones que, es al final de cuentas, el motivo de su origen.

 

Related Posts

“El abrigo será medida provisional y excepcional, utilizable como forma de transición para la...

En el Día Mundial Del Agua, Brújula elabora una pequeña infografía informando cómo es la situación...

Carlos B. Muñoz/ Brújula El jueves 23 de febrero pasado hubo pocos taxis disponibles por la mañana....

Leave a Reply