By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

keats1

Francisco Juárez/ Rincón literario/

 

En memoria de John Keats

 

Como la vela contra la ventana

y el humo de media noche,

el cielo se derrama

incesante sobre campos polvorientos.

 

Una paciente almohada

soporta los pesados sueños

que alguna vez hicieron

crujir las escaleras.

 

El polvo se posa sobre los cabellos

y el lomo de los libros.

 

Una prenda blanca se sacude con violencia,

el cielo es gris

y nada crepita ni hierve en la cocina.

 

Chorros de lluvia se precipitan

desde el techo hasta la calle,

esa en la que las flores, detrás de la pared,

teñían de blanco el negro suelo.

 

El pórtico, ese de tantos días y noches,

vio entrar el cuerpo tendido entre brazos

y voces apagadas.

 

Sobre la mesa de noche queda ya,

fría y grumosa, la sopa y la cuchara,

y miles de cielos y de nubes,

y millones de arduas estrellas

 

Esas que oculta el día,

que como fruto abandonado

debe la mañana.

 

Y las nubes cobrizas y grises,

y el cabello desmañado,

y algunas cuantas lágrimas.

 

Todo pareciera haber quedado inmóvil.

 

Sin embargo la vela continúa

prodigando el humo contra la ventana.

 

Amanece.

 

El ave canta otra vez

a la persistente aurora,

y el vapor y el rocío

flotan en el aire.

 

Pero ya nada de esto es real.

 

Apenas

unas cuantas horas

y una leve llama,

sosteniéndose en las escaleras

antes de extinguirse.

 

Imagen

Related Posts

El adolescente Esvin García fue juzgado por el Gran Consejo Nacional de Autoridades Ancestrales...

Los incendios forestales en el departamento de Petén, sobretodo en los territorios que pertenecen a...

Los he visto andar, equipados y equipadas con un bolsón, una botella de agua con jabón y un limpia...

Leave a Reply