By Carlos Muñoz
Posted: Updated:
0 Comments

 

work1

Carlos B. Muñoz/ Brújula/

A todos se nos pasa por la cabeza la idea de trabajar mientras estudiamos en la universidad. Muchos son los que terminan trabajando y estudiando al mismo tiempo. Las razones: desde la necesidad de ayudar a su familia y pagarse los estudios, hasta el simple hecho de querer trabajar para uno poderse comprar lo que se le ronque la gana. Pero hay un hecho indiscutible: conseguir trabajo no es tarea fácil y conseguir un trabajo que nos guste es aún más difícil. ¿Sabes por qué? Aquí explicamos cómo funciona el mercado de empleo para universitarios, cómo se tiene más chance de conseguir un trabajo y por qué muchas veces trabajamos con el único incentivo de ganar dinero y no de realizarnos como personas y profesionales.

El trabajo a grandes rasgos

El acceso a trabajo digno es una de las principales deficiencias en nuestro país. Esto es causa y consecuencia de que el 59,3% de la población viva en condiciones de pobreza. Para los menores de edad la situación es aún más crítica ya que 68,2% son pobres, de acuerdo a la ENCOVI del 2014. Esto ha influido en el hecho que el 59% de los jóvenes entre 15 y 24 años sean económicamente activos, representando el 28% de la población económicamente activa según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).  Es decir, muchos jóvenes se ven forzados a entrar al mercado laboral por su situación socioeconómica.

Conseguir trabajo es difícil. Partiendo de los datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) 2014, la capacidad para generar empleo de la economía guatemalteca es baja, generando trabajo para solamente el 60% de la población económicamente activa; es decir, de 100 personas que buscan trabajo, únicamente 60 lo logran. Y aún así, estos indicadores cuantitativos no evalúan la calidad del trabajo al que se puede optar. Las empresas que pagan horas extras, que dan prestaciones, salarios dignos y tienen un programa de responsabilidad empresarial son cada vez más escasas.  Del 100% empleado, solo el 35% tiene un contrato laboral y únicamente la quinta parte  gana un salario mayor a Q6,000.

¿Cuál es la situación del empleo para los universitarios?

No existen muchos datos oficiales sobre el empleo para estudiantes universitarios. Según el PNUD en su informe Guatemala: ¿Un país de oportunidades para la juventud?, solo el 1% de la población del país tiene acceso a la educación superior. Pero esta representa el 4% de la población con empleo formal en el país, por lo que no dejan (o dejamos) de ser privilegiados en el mercado laboral.  La edad promedio en que comienzan a trabajar los jóvenes en general es a los 19 años y el 32.2% entrevistado en el informe de PNUD, afirma haber conseguido trabajo gracias al contacto de un familiar o conocido. .

Estuardo Anleu del Departamento de Egresados y de la Bolsa de Empleo de la Universidad Rafael Landívar indica que es más fácil que los estudiantes consigan empleo a que lo hagan los egresados. Dentro de la Bolsa de Empleo de la Landívar, el 70% de ofertas son para estudiantes y solo el 30% para egresados. De primer a tercer año, las ofertas se enfocan principalmente en ventas y call centers mientras que a partir de cuarto año, la ofertas comienzan a centrarse en la especialidad del estudiante. Para Anleu, hablar inglés o incluso un tercer idioma resulta fundamental para la mayoría de oportunidades laborales.

¿Qué buscan las empresas a la hora de contratar a estudiantes universitarios?

Priscilla Chang del Instituto de Investigación y Proyección sobre Economía y Sociedad Plural (IDIES) de la Universidad Rafael Landívar, indica que el perfil de un estudiante universitario para las empresas es el de una mano de obra cualificada para trabajos especializados que cobra barato por no tener un título universitario. Es por ello que, si bien los estudiantes  universitarios tienen mayores oportunidades, esto no implica necesariamente salarios altos. Las oportunidades laborales se reducen a agentes, operativos o prestadores de servicios. Además, Anleu agrega que contratar a estudiantes es beneficioso para la empresa porque permite formarlos a su estilo de trabajo, lo cual genera mayor lealtad a la empresa.

¿Cómo funcionan las bolsas de empleo en Guatemala?

En los últimos años se ha dado el auge de las bolsas de empleo digitales. Atrás quedaron las épocas en las que para conocer las ofertas de empleos había que consultar los periódicos. Hoy, manejan el mercado reconocidos portales de empleo como Tecoloco y CompuTrabajo, que responden a un tipo de buscadores en la red, pero también están las bolsas de empleo universitarias, que se especializan en ofertas para sus estudiantes y egresados (Landívar, Mariano Gálvez y Galileo).

Ambos tipos tienen un mismo sistema para operar. Las empresas mandan sus solicitudes, las bolsas de empleo digitales las evalúan y filtran de acuerdo a su credibilidad. Luego proceden a darles el servicio de anunciarlas en su portal. Los portales digitales convencionales tienen un interés lucrativo por lo que cobran por las ofertas de trabajo que promueven, mientras que los portales de las universidades lo dan como un servicio universitario. La Universidad Galileo y la Universidad Mariano Gálvez, tienen una bolsa de empleo que está abierta a todos pero privilegia a estudiantes y egresados.

La Bolsa de Empleo de la Universidad Rafael Landívar sigue los mismos patrones pero exclusivamente para estudiantes landivarianos. Por lo tanto es probable que si eres estudiante de la Landívar, tengas más oportunidad porque las empresas suelen privilegiar las bolsas que son más específicas ya que les permite conseguir empleados con el perfil que buscan.

¡Hay empleo! (Promoción no válida para estudiantes de humanidades y ciencias sociales)

De acuerdo a Estuardo Anleu, en la bolsa de empleo landivariana hay alrededor de 4,000 empresas inscritas. Sin embargo, las ofertas de empleo suelen enfocarse en  pocas carreras: Ingeniería Industrial y algunas otras como Ingeniería en Sistemas, Psicología Industrial en el área de Recursos Humanos y las carreras económicas tales como Administración de Empresas, Contaduría y Mercadotecnia. El resto de carreras ocupan un pequeño porcentaje de ofertas recibidas. Las carreras humanísticas y de ciencias sociales están ausentes. Encontrar una oferta para un filósofo en una bolsa de empleo  es prácticamente imposible.

Para Anleu, esto se debe a que Guatemala es fundamentalmente un país de servicios de carácter agroindustrial. Es por eso que al mercado laboral guatemalteco le interesan tres cosas: producir, vender y administrar. Eso explica porqué los ingenieros industriales, mercadólogos y administradores son los más cotizados en el mercado. Hay un déficit en la promoción de cultura y espacios de diálogo que nos permitan reflexionar sobre las deficiencias de nuestra sociedad y la formación de individuos que sean ciudadanos críticos y proactivos, y cuyos servicios en los campos de la literatura, arte, antropología y otros, puedan ser de interés para ello.

Hacía un mercado laboral diferente.

Sobrevivimos siendo un país que presta servicios y los estudiantes universitarios representamos una opción cualificada y barata para las empresas. Sin embargo, nuestro mercado laboral no permite acceder a empleos dignos que permitan reducir los altos índices de pobreza y precariedad laboral que hay en el país. La obligación de generar políticas públicas orientadas a la generación de empleo es evidente, pero también lo es la necesidad de que las empresas otorguen incentivos no solo económicos sino también sociales para tener ambientes laborales saludables. Una diversificación de las demandas laborales y un mercado laboral más inclusivo son fundamentales para lograr cambios positivos para el acceso al trabajo en el país. Y para lograr eso, el aporte de los estudiantes universitarios es esencial.

Imagen

Related Posts

Parte 2: Partidos Políticos La #LEPP se está moviendo. En la Comisión de Asuntos  Electorales del...

Parte I: Sistema Electoral Una de las grandes demandas ciudadanas de las movilizaciones sociales de...

Diana Roca/ Lejos de las alegrías del regreso o de los abrazos del reencuentro, diariamente, en la...

Leave a Reply