By Alanon
Posted: Updated:
16 Comments

ElDiabloII

Gladys/ Alanon/

Yo pensaba que era una supermujer y una supermamá. A todo decía que sí aun haciendo a un lado mis verdaderos deseos, con todo tenía que cumplir y a todos tenía que agradar. No daba espacio a equivocarme y mucho menos a bromas. La vida era una cosa seria y por lo tanto la flexibilidad, la alegría y el sonreír no existían en el menú.

Fui una niña, una adolescente y una adulta joven invisible. Aunque en mi familia de origen no hubo alcoholismo, sí se vivía un ambiente de familia alcohólica, ya que había disciplina severa y perfeccionismo, silencio y escasa comunicación y poca demostración de afecto. La parte positiva de todo ello es que me llevó a ser perseverante ya afuera, en el campo académico, laboral y deportivo: obtuve licenciatura y maestría universitaria, fui gerente de Centroamérica en mi profesión y fui seleccionada nacional del deporte que practicaba varias veces. ¿Qué más le podía pedir a la vida?

Tenía todo pero a la vez nada… un gran vacío sentía en mi ser.

¡Al fin me casé! Los enamorados que eran buen partido no me gustaban, los que “me necesitaban” y a los que “yo iba a salvar” me atraían, tanto así que escogí como compañero de vida a una gran persona con muchas cualidades, pero enfermo alcohólico.

Pasaron los días, nacieron mis hijas y empezaron a crecer… y yo a enloquecer entre el trabajo, en casa y a querer controlar al alcohólico. Todo el día corría, la noche era para preparar lo del día siguiente; no descansaba y no solicitaba ayuda de mi esposo. A mis hijas les exigía así como lo hacía conmigo misma: perfección en los deberes del colegio, buenas notas, buen comportamiento, cuarto ordenado y presentación personal, impecable. Ellas lo lograban a costa de su estima, su seguridad personal y serenidad. Mejor era obedecer, pero ¿y  papá?… como educador estuvo muy ausente y como proveedor todo lo contrario.

Llegó la etapa de mayor consumo de mi enfermo alcohólico y también la adolescencia de mis hijas. Yo estaba muy descontrolada emocionalmente, iracunda y explosiva ante situaciones cotidianas. Un día le contesté agresivamente a mi hija mayor, quien ya iba al psicólogo, y ella sabiamente me dijo “mami, es hora que busques ayuda”. Me quedé paralizada, no la ataqué verbalmente, su comentario me llegó al corazón. Ya más serena, me di cuenta que era necesario buscar ayuda y lo hice: entré a Internet y así encontré a los Grupos de Familia Al-Anon, leí un poco y ubiqué el grupo, el día y la hora que más me convenía. Ahora me tocaba  ir.

Llegó el día que había reunión, manejé hasta el lugar pero no me bajé del carro. Hice lo mismo otra vez. Llegué la tercera vez, me armé de valor, me bajé del carro y entré al salón. Me recibieron cordialmente.

En esa oportunidad pensé que me había equivocado de lugar al oír que hablaban de comprender al “enfermo alcohólico”, pero ¿cómo, si la pobrecita soy yo?

El tiempo es implacable, ya pasaron seis años desde que crucé esa puerta que me abrió un nuevo mundo en el que he aprendido a vivir y no a sobrevivir sin importar si mi ser querido alcohólico sigue bebiendo, a pensar antes de actuar, a no juzgarme y a no juzgar, a amar a un Poder Superior que me ha amado desde siempre con todo y mis defectos, a tener un plan B para no depender de alguien y muchas más actitudes positivas que las descubrí en cada reunión. Entendí que aunque mis papás no eran alcohólicos, sí estaban afectados por el alcoholismo de un hermano. Confirmé que el alcoholismo es una enfermedad de contagio familiar.

Indudablemente, el mayor remordimiento de mi actuar cuando no conocía las herramientas de Al-Anon, es el daño que le hice a mis hijas a pesar de no ser yo quien bebía licor, pero sí tenía emociones destructivas; en Al-Anon comprendí que yo hice lo mejor que pude con lo que disponía en ese preciso momento. Ahora que ellas ya son jóvenes adultas, es su responsabilidad buscar la ayuda que necesitan para resolver sus dolores. ¡Y qué mejor que asistir a  Al-Anon!

Grupos de Familia Al-Anon y Alateen de Guatemala.

Oficina de Servicios Generales: 6a. calle 0-39 zona 1. Teléfonos: 2253-9637 y 2251-8949. anondeguatemal@gmail.com. www.al-anon.org.gt

Imagen: Tumblr

About the Author

Somos una hermandad formada por parientes y amigos de alcohólicos, que sentimos que nuestras vidas han sido afectadas por la forma de beber del o de los alcohólicos, que comparten experiencia, fortaleza y esperanza.
En Al-Anon perseguimos un único propósito ayudar a los familiares y amigos de los alcohólicos.
Información a los teléfonos: 2251-8949 y 2253-9637 ó alanondeguatemal@gmail.com

Related Posts

Estamos ante la inédita oportunidad de conocer la manera exacta en que opera la alianza entre el...

Dicen que solamente 3 de cada 100 guatemaltecos, tenemos acceso a la educación superior (pública o...

Autora: Daniela Archila   Para todos, rígida, absurda e insignificante. Para mí, no hay nadie como...

16 Comments
 
  1. Luisana / 30/08/2016 at 12:56 /Responder

    La radiografía de mi vida está descrita aquí…

  2. Wendy / 30/08/2016 at 15:13 /Responder

    Muy buen artículo, para la comprensión que la enfermedad del alcoholismo es de contagio familiar.

  3. arturo / 30/08/2016 at 15:37 /Responder

    En Guatemala es muy común en todos los estratos sociales pero la negación es un elemento que no deja ver nuestros defectos.

  4. silvia / 30/08/2016 at 15:51 /Responder

    Hola buenas tardes primero que nada muchas gracias a Revista Brujula, que brinda espacios como estos para informar sobre la enfermedad del alcoholismo. Me gusto mucho el compartir de experiencia de gladys la cual nos brinda fortaleza y esperanza. Grupos de Familia Al-Anon, yo silvia hija de un alcoholico y esposa de un adicto en proceso de Recuperacion, le agradezco a Dios y a las muchas personas que trabajan para llevar el mensaje de Amor. Tu vida en mi vida tiene que ver y no tiene que ver…………..

    LOS HIJOS DE LOS ALCHOLICOS TENEMOS TRES CAMINOS NEUROSIS, ADICCIONES QUIMICAS O DE PROCESO Y CASARNOS CON PERSONAS ENFERMAS…CITA CLAUDIA BLACK EN SU LIBRO ESO NUNCA ME PASARA…. A MENOS QUE BUSQUEMOS AYUDA A TRAVES DE AL-ANON,

  5. Mía / 30/08/2016 at 16:45 /Responder

    Tengo 1 año con 10 meses de asistir a Al-Anon y abrir los ojos frente a la enfermedad del alcoholismo fue muy duro, pero a partir de este regalo de la vida, puedo confiar en que a medida que avanzo sin prisa pero sin pausa, mi Poder Superior va iluminando el camino para dar los pasos necesarios para lograr la serenidad en mi propia vida, por consiguiente, en la de mi familia.

    Hay tanto que mejorar en mí, que no me queda tiempo de pensar en controlar ni mejorar la de los demás, eso sucederá cuando ellos así lo decidan, sin embargo, mi salud emocional, los afecta positivamente y es con el testimonio de la vida misma que logramos la mayor atracción al programa.

  6. Luís / 30/08/2016 at 17:26 /Responder

    Gracias por el artículo, describe de forma simple el proceso complejo de cómo el alcoholismo nos salpica a todos alrededor del alcohólico.

    Mi única observación es que antes de recibir ayuda no decía yo “enfermo alcohólico” del alcohólico sino más bien lo describía con epítetos fuertes y otros agravios. Mucho más tarde en AlAnon comprendí su enfermedad y de cómo lo envolvía, sentí entonces compasión.

  7. Isa V / 30/08/2016 at 18:07 /Responder

    Aunque no en tal magnitud me veo reflejada cuando he perdido el control, pienso que Al-Anon llegó a tiempo a mi vida y que gracias al programa mi vida ha cambiado mucho, pero también me falta camino por recorrer, gracias por compartir.

  8. Mayra / 30/08/2016 at 19:39 /Responder

    Este artículo refleja mucho de lo que paso en mi niñez y adolescencia, no me case con un alcohólico pero si estaba enferma de neurosis solo pidiendo ayuda esa ayuda llega, gracias por compartir la fortaleza experiencia y esperanza y gracias por el espacio para publicarlo. Hay gran oportunidad de cambiar nuestras vidas aprendiendo nuevas formas de sobrellevar los problemas. Gracias Al Anon por esas enseñanzas.

  9. Martha H. / 30/08/2016 at 21:49 /Responder

    Gracias por este magnífico artículo. Quiero agradecer a nuestro Poder superior por permitirme conocer y pertenecer a tan hermoso programa q le ha dado sentido a mi vida.Mi más grande anhelo de felicidad es posible gracias a esta hermandad.

  10. Karin / 30/08/2016 at 22:23 /Responder

    Wow! Gracias por tu artículo. Me impactó. Gracias, gracias, gracias!!!

  11. María / 30/08/2016 at 23:16 /Responder

    Me identifico con este articulo, que bendición que haya ayuda para sanar y salir de esa forma de vida enferma. Debería conocerse más Al-Anon. Nuestra sociedad lo necesito. Gracias

  12. Carlos / 31/08/2016 at 11:04 /Responder

    Es una gran enseñanza de vida la que proporciona al-anon, vivela y compártelo con los demás!!!

  13. Yoly / 31/08/2016 at 12:40 /Responder

    Tengo un año de conocer el programa, soy hija de padre alcohólico y con un esposo en proceso de recuperación, llegue al programa para apoyar su recuperación, sin embargo ahora estoy reconociendo el origen de mi personalidad y mis defectos de carácter al ser parte de una infuncional. Me identifico con la vida, y experiencia agotadora de Gladys, situación que hizo de mi vida, una súper líder, pero súper agotada y con actitudes de ingobernabilidad. Mil gracias, y gracias a todas las herramientas del programa veo una luz en ese túnel un tanto obscuro.

  14. Ives / 31/08/2016 at 15:17 /Responder

    Cada artículo que publica Al-Anon es impactante se refleja en mi vida, estoy convencida que mi poder Superior me llevo a trabajar en el programa es un regalo para mi y para todos los que viven cerca de mi. Ahora soy una mujer más serena, mas conciente de mi vida, de mis debilidades y de mis fortalezas. Gracias Gladys por abrir tu corazón.

    Que bueno que revistas como Brújula brinden este espacio.

  15. Jessicka / 31/08/2016 at 16:12 /Responder

    Realmente es mi vida reflejada en la historia, pero no hay nada mejor que buscar ayuda y aplicar el sabio programa de ALANON, nos devuelve el amor por nosotras, gracias por tan real historia.

  16. Ana / 21/10/2016 at 11:25 /Responder

    Excelente reflejo de lo que sucede “dentro”.
    Gracias por compartir y por llegar a tantos hogares para devolvernos la salud mental.

Leave a Reply