By Alexander López
Posted: Updated:
4 Comments

volunteer1

Alexander López/ Opinión/

Yendo de viaje en bus extraurbano con Paul, amigo del País Vasco, observamos a un chico extranjero (Silvio, de Italia) viajando con nosotros, un hecho que nos pareció también interesante porque a pesar de la situación de delincuencia y accidentes, muchos extranjeros también arriesgan su integridad por el cariño al país y su población.

Lo interesante además de ver a alguien extranjero viajando es que muchos de ellos tienen una historia que contar, algunos sobre robos, pero muchos otros sobre solidaridad y encanto por las comunidades de Guatemala.

Como yo les pregunto a muchos durante la primera impresión, del por qué escogieron a Guatemala, un país con altos índices de corrupción, delincuencia y pobreza, siempre comentan que por el destino o por las referencias que han tenido del país. Lo cierto es que me quedo impresionado de cuán locos pero apasionados son por vivir, conocer y ayudar.

Porque muchos de ellos, quienes viajan por voluntariado, viven la realidad guatemalteca de comer lo necesario, de vivir en condiciones precarias, de observar la falta de educación y salud en las comunidades indígenas. Experimentan las muertes, los embarazos en niñas y la delincuencia pero también viven la realidad de la generosidad de parte de las comunidades, de la felicidad a pesar de las circunstancias, del cariño, el respeto y la inocencia de muchas personas. Esto es  lo que impacta realmente en la perspectiva de los foráneos.

Otros amigos como John y Jen, estadounidenses que han estudiado español y que se han ido con rostros tristes por dejar el país, me han hecho valorar aún más mi propio país, porque ¿cómo es posible que otros amen a nuestro país, dejando a un lado su fantástica vida y nosotros no luchemos por mejorar nuestra situación?

Estar con amigos extranjeros te hace ver la otra cara de la moneda y reflexionar sobre qué esperas de tu país, porque te hacen ver que otras realidades existen y con sus aportes pueden llegar a cambiar también nuestra  realidad.

Imagen

Related Posts

Habíamos comprado tickets de bus para visitar algunos sitios turísticos y espirituales hindús; la...

Han pasado dos años y medio desde la primera manifestación del 2015. Pero luego de esa experiencia...

Es fin de año y a la época siempre le acompañan las tradiciones, ideas y costumbres de siempre;...

4 Comments
 
  1. Mike / 21/09/2016 at 07:55 /Responder

    Silvio è mio figlio e ha amato il tuo paese

  2. Alexander / 21/09/2016 at 14:54 /Responder

    Grazie per il vostro messagio, Silvio è sorprendente.

  3. Cristian / 19/12/2016 at 14:39 /Responder

    Es cierto, mi familia materna es completamente de migrantes uruguayos y argentinos, y mis abuelos, tios abuelos y otros dicen q ellos aman mucho a guatemala, y se les nota. Mis abuela dicen esto:”yo ni en 1000 vidas cambiaria la oportunidad de vivir en un pais tan hermoso como este”. Mi bisabuelo tristemente no alcanzo a llenar todo lo necesario para vivir en guatemala antes de morir, pero cuentan q el siempre al venir de viaje a guatemala se ponia triste. Dicen q el en la carretera subia corriendo hasta la punta de la montaña, y decia :” Q mal me trato la vida para no poder darme la oportunidad de nacer en este pais.

    • Alexander / 07/01/2017 at 19:14 /Responder

      Gracias Cristian por tu comentario y me satisface mucho observar la bonita nota sobre tu familia. Realmente estamos en un país maravilloso y que a pesar de las circunstancias diversas, muchas personas vemos lo bueno y encantador de nuestra gente y sus sitios hermosos, y qué encantador es que tu familia lo haya y lo siga apreciando. Un abrazo y saludos!

Leave a Reply