By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales (IDGT)/URL/

Diversos discursos en los medios de comunicación masiva de Estados Unidos y Europa,  puede concluirse, coinciden en que la llegada de Donald Trump presidente actual de los Estados Unidos, marca un cambio de época en el mundo, siendo este planteado en términos simples, haciendo la diferencia con los gobiernos  antecesores, en referencia a la forma de diplomacia; el discurso liberal frente a los mercados y la democracia.

Pero científicos sociales como William Robinson escribe que la llegada de Trump significa la agenda de la extrema derecha, que implica  la profundización del programa del capitalismo. Leyendo su obra más reciente, Robinson (2013) [1], analiza  el cambio de época que significó la globalización dentro del desarrollo del capitalismo.

Este autor afirma  que el capitalismo entró en una crisis estructural y que no se sabe si se volverá sistémica, advirtiendo que una respuesta a esta “sería la de una derecha fascista, que busca fusionar el poder político reaccionario con el capital trasnacional, organizar una base social entre los sectores históricamente privilegiados de la clase obrera global, tales como los trabajadores blancos en el norte y las capas medias en el sur, quienes en la actualidad experimentan una inseguridad cada vez más aguda y el espectro de la movilidad hacia abajo”[2].

Donald Trump  ganó las elecciones con base a una propuesta nacionalista y aparentemente proteccionista, en el campo económico, pero xenofóbica y racista en el campo cultural y político.

Un magnate inmobiliario y del espectáculo ganó las elecciones con una mayoría relativa –la de los  Colegios Electorales- del centro y sur de Estados Unidos, con el apoyo popular de los estratos blancos sobre todo bajos, que irónicamente, son los que han sido golpeados por las medidas del capitalismo neoliberal al que Trump representa.

Trump recoge sus inconformidades y construye con estas, su discurso populista de esta derecha fascista, logrando confundir e infundir que la culpa de sus frustraciones no es del capitalismo neoliberal, sino de  los “aliens” (extranjeros), estos son la población inmigrante latinoamericana, que se ha dicho han robado empleos a los ciudadanos estadounidenses, y aquellos que representan “un peligro para la Nación”, los originarios de los países árabes. Así, el discurso que se instala es el de blancos, nacionalistas, xenófabos, patriarcales y conservadores. Así como sus principales cuadros de gobierno provienen de altos cargos militares y empresariales.

Ya ejerciendo la presidencia ha tomado las siguientes medidas:

MEDIDAS EJECUTIVAS DEL PRESIDENTE DONALD TRUMP DE ESTADOS UNIDOS

ANTI-INMIGRATORIAS

1.         En el campo económico, la anulación de su participación en el Acuerdo Transpacífico –TPP- y la revisión de otros tratados como el de Libre mercado con México y Canadá.

2.         Orden ejecutiva para “proteger a la Nación contra terroristas extranjeros a Estados Unidos”, suspende el programa de admisión de refugiados por 120 días y la inmigración de  ciudadanos de Siria, Irán, Irak, Libia, Yemen, Sudán y Somalia por 90 días. Así como la suspensión de visas y otros beneficios migratorios de “especial preocupación” y limita la entrada a refugiados en 2017 a 50 mil.

3.         Orden ejecutiva de “seguridad fronteriza y mejoras de la aplicación de inmigración” que ordena el inicio de la construcción del muro entre Estados Unidos y México, a su vez que termina con la política de “captura y liberación”, que se realizaba cuando los centros de detención se encontraban llenos. Aumento de 5,000 miembros para la patrulla fronteriza, (sujeto a fondos) y colocar centros de detención cercanos a la frontera para analizar solicitudes de asilo.

4.         Orden ejecutiva “mejorar la seguridad pública en el interior de Estados Unidos” que pide que sean deportados los inmigrantes indocumentados, que han sido acusados, condenados por un delito o cometido actos que constituyen una ofensa criminal digna de un cargo o que a juicio de un oficial de inmigración, representa un riesgo para la seguridad pública o nacional, que hayan abusado de la seguridad social o tengan orden de deportación”, esto significa retomar “las comunidades seguras, derogadas en el 2014”. Se aumenta en 10,000 los agentes de aduanas e inmigración según disponibilidad de fondos.

5.         Orden ejecutiva sobre las “ciudades santuario” que desafíen las leyes federales migratorias para defender a la población inmigrante, indocumentada, para que sean despojadas del financiamiento federal.

6.         Así como otros relacionados con la cancelación de fondos a ONGs que practiquen abortos.

Fuente: https://www.whitehouse.gov/briefing-room/presidential-actions y diversos medios de comunicación, New York Times, Univisión, BBC-Mundo, CNN, el Universal.

Las implicaciones son de magnitud mundial, pues Estados Unidos sigue siendo la principal potencia militar y una de las grandes potencias económicas que alberga todavía a varios de los capitales de trasnacionales. Además, porque esta alianza de la derecha fascista trasciende las fronteras, ya que Europa también se debate por la llegada de gobiernos que buscan desplazar lo que queda de los Estados de bienestar y asegurarse que los conflictos que ha generado el capitalismo global, queden controlados por los Estados policiales.

Mientras tanto, Centroamérica, especialmente Guatemala, El Salvador y Honduras,  y México, penden su presente y futuro de las medidas  del presidente Trump.

La situación más delicada la tiene México, porque  el   82% de sus exportaciones tienen como destino el mercado norteamericano; en tanto Centroamérica se hizo dependiente del ingreso de las remesas (entre el 10% y 16% del PIB). Además que su cercanía geográfica les vinculan a las políticas de seguridad, defensa y ofensiva contra los actores y Estados que adversen la “seguridad” y política norteamericana.

Para estos tres países centroamericanos, las implicaciones de las medidas anti-migratorias se verán reflejadas en la situación económica de miles de familias que reciben remesas provenientes de Estados Unidos. Se estima inminente un incremento de las deportaciones masivas, las detenciones y la violencia hacia estas. Las familias solicitantes de asilo, aquellas que están huyendo de las condiciones de violencia, las que buscaban reunificación familiar, tendrán que postergar su salida o buscar otro país de destino. Aquellos que no tengan alternativa, tendrán que arriesgarse a buscar las rutas que les permita llegar, a sabiendas que estas serán cada día más peligrosas.

En lo concerniente a la política norteamericana con respecto al llamado Triángulo Norte, no parece haber cambiado. Se confirmó al embajador de Estados Unidos en Guatemala, el que está al frente, apoyando la estrategia de combatir la corrupción y la cooptación del Estado, realizada por CICIG y el MP, mientras el Plan Alianza para la Prosperidad está en marcha. La amenaza de los “Estados fallidos”, la captura de los territorios por el narcotráfico y la llegada en masa de población migrante a sus fronteras, parece mantener la decisión de seguir con esta política. Pero no nos salvaremos de la política global de “control, seguridad nacional e imposición”; tampoco estamos exentos de un colapso con respecto a las medidas guerreristas y anti-ambientales que se tomen en los próximos años.

Queda entonces, sólo la esperanza, de que los trabajadores, las organizaciones populares y migrantes de los países capitalistas y ciertas clases medias en el norte y en el sur, tomen conciencia de la crisis estructural global en la que nos encontramos; ya las protestas en Estados Unidos y las reacciones de líderes políticos, científicos, artistas también están en marcha. Sólo de esta manera se podrá construir una fuerza que detenga este fascismo internacional y se construyan más bien, espacios buenos para vivir, donde se construyan puentes en lugar de muros, nos dice la Declaración de la Provincia del Apostolado Social y la Red Jesuita con Migrantes de Centroamérica.

Enlaces relacionados con esta nota:

Blog de Migraciones en PLaza Pública
https://plazapublica.com.gt/content/migraciones

Comunicado, la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús, la Comisión Provincial de Apostolado Social y la Red Jesuita de Migrantes Centroamérica expresan su preocupación y total rechazo a las medidas migratorias del presidente de Estados Unidos.
http://jesuitascam.org/es-tiempo-de-construir-puentes-no-muros/

Pronunciamiento de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (Ausjal) y del Sistema Universitario Jesuita (SUJ) en México ante las políticas discriminatorias y excluyentes que impulsa el gobierno de Donald Trump
https://drive.google.com/open?id=0B20jYPzi6XXvZ2NaYk9xSEl4ZzczTXNzajB5ekFqMDR3T01J

[1] Robinson 2013, p 11. Williams I Robinson, Producción, clase y Estado en un mundo trasnacional, Siglo XXI, editores, México, Argentina, 2013

[2]. Op.Cit, Robinson 2013, p 11.

Imagen

About the Author
Related Posts

Belinda Ramos/Directora Revista Eutopía El pasado jueves 13 de julio se llevó a cabo, en las...

Riesgo de desastres en Guatemala La realidad nacional, unida a las amenazas, tanto locales como...

Leave a Reply