By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Andrés Duarte/ Pluma Invitada/

(La mayor parte de esta columna fue creada mientras escuchaba el álbum “And Their Refinement of the Decline” de Stars of the Lid )

 

Tengo 24 años de edad, en el 2013 fundé Optimus Sound, un estudio con reach global dedicado a la creación de sonido y música de calidad mundial para cine. Desde nuestro inicio hemos trabajado en más de 200 proyectos con marcas y empresas como: Netflix, Whole Foods, Concacaf, CBC, Pepsi, West Elm, Kickstarter, Travel Channel, Discovery Channel, Discovery Home and Health, Dove, Tigo, Movistar, Hellmann’s, Pollo Campero, Nescafé Sharp, Teletón, Multi Proyectos, entre otros. Co-creamos junto a un network de colaboradores, algunos de ellos ganadores y nominados a premios internacionales como los Oscar, Grammys y Golden Globe Awards en más de 15 países en la mayoría de continentes; entre ellos Alemania, Chile, Canadá, Indonesia, Estados Unidos y México.

¿Cómo he logrado esto? Muy resumido: entendí que somos seres creadores y por ende, nuestras vidas son tan moldeables como nuestra creatividad y voluntad nos permita.

Aprendí que los problemas no son malos, son áreas de oportunidad si los vemos de forma positiva y que te permiten retarte a ti mismo a hacer algo bueno de esa situación.  Aprendí escuchando y compartiendo con otras personas, de la mano de cultivar y practicar la paciencia. Me gusta mi vida, y cuando no, practico el ser consciente de aquello que puedo cambiar para que pueda regresar.

Fue muy difícil encontrar una meta o una razón que quisiera perseguir todos los días de mi vida. Estar inmerso en la era de la información puede ser muy abrumador en algunos casos, como lo es cuando tienes decisiones que tomar de preguntas como ¿qué voy a estudiar en la U?, ¿cómo voy a subsistir?, ¿qué trabajo deseo? O claramente, ¿qué pienso hacer el resto de mi vida? Son preguntas que al tener a la disposición tanta información con un par de clics y  teclas, pueden llegar a desplegar una lista de miles o millones de opciones, cada una de ellas desatando en tu mente un escenario distinto en donde te imaginas a ti en el futuro y esto mismo te genera más preguntas y posiblemente 10 minutos después de la primer página que viste, no has respondido tu pregunta inicial y de hecho tienes ahora más preguntas para las cuales tampoco tienes respuestas. No parece haber sosiego en medio de tantas rutas que se ofrecen a la vida.

Estas preguntas las tenemos todos, yo también las tuve así que no te ofusques pensando primero en el medio (por ejemplo, una carrera que decidas estudiar); tus energías estarán mejor invertidas si pienses primero en un fin y luego en los medios para lograrlo, y que este fin sea algo que nadie te pueda quitar (a diferencia, por ejemplo, de un diploma o un cheque que basta con partirlo en 2 para considerarlo destruido).

A todo esto, la meta que decidí perseguir no fue tan específica como: “voy a hacer sonido y música para audiovisuales”, la meta que decidí perseguir fue: Ser Feliz. Este propósito central me está permitiendo una vida dinámica, llena de aprendizaje y experiencias diversas.  Las fronteras se expandieron, entendí que podía y debía explorar y probar cosas.  Entendí que podía tomar una decisión y luego recular de ella si ese camino no me procuraba felicidad. Aprendí a permitirme a cometer errores.

Esta reflexión significó en mi vida que la opción de no estudiar ninguna carrera era también válida si eso era lo que me haría más feliz. Entendí que podía entonces crear la vida que quisiera, sin fórmulas, sin los caminos estandarizados que conducen al “éxito”.

Pienso constantemente en el agua y cómo se adapta a cualquier obstáculo. Abraza lo que está  a su paso y sigue su recorrido hacia su destino. Nunca dejaremos de enfrentarnos a problemas y verdaderamente son un invento maravilloso de la vida que nos permiten mejorar. Son herramientas necesarias para hacernos preguntas y hacer correcciones en nuestra vida que luego dan lugar a una mejor versión de uno mismo.  Es como evolucionar, con cada problema que resuelves creas una versión de ti que es más capaz que la que eras antes de resolverlo.

Así pues, con mis mejores intenciones, te deseo una vida llena de problemas.

Pero te deseo aún más la actitud y tenacidad para resolverlos, incrementando así tu sabiduría y creando cada día a una versión más evolucionada y mejor de ti. Te deseo el coraje para enfrentar tus miedos, no una vida sin miedo.

Para conocer un poco más sobre Optimus Sound.

 

About the Author
Related Posts

Hace un año, escribí una columna sobre los poderes ocultos y su relación con los CIACS: Su génesis,...

Luis Andrés Menéndez/Auxiliar en el Instituto de Investigación y Estudios Superiores en...

Cientos de personas y organizaciones que luchan por el reconocimiento y respeto de la diversidad...

Leave a Reply