By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Nunca lo pensamos ni planificamos de esa manera, pero Brújula es una revista que se ha construido con corazón de mujer. En estos casi siete años recorridos, el equipo que día a día trabaja y da vida a la revista ha sido integrado por mujeres, al menos en un 95%.

Ser un equipo de mujeres jóvenes menores de 35 años, solteras, sin hijos, con ganas de vivir intensamente y trabajar en una revista digital cuya apuesta es la política, ha sido una experiencia de constante aprendizaje donde nos hemos sentido muy cómodas y satisfechas porque hemos podido expresarnos con libertad. Defendemos las causas en las que Brújula se sostiene y nunca alguien ha intentado detenernos y qué bueno que no lo ha hecho. En última instancia, cuando hemos llegado a sentir algún tipo de incertidumbre o duda, es más por nuestra juventud que por ser mujeres.

Somos un equipo fuerte, que en ningún momento ha dudado en su capacidad de hacer un trabajo de calidad por el hecho de ser mujeres.

A veces somos las brújulas, y otras veces, las brujas. Y lo de brujas al igual que las feministas, lo reivindicamos y lo hacemos propio. Sí, somos las brujas. Tal vez nos venga por irreverentes, valientes y persistentes, especialmente en esa idea loca de que podemos cambiar el mundo.

Desde un “juré que nunca trabajaría en un equipo solo de mujeres”, “solo chismes y problemas son” o “tener jefa mujer es lo peor”, muchas de nosotras mismas en algún momento llegamos a dudar de lograr trabajar bien juntas. Sin embargo, la experiencia ha dictado lo contrario y a pesar que reconocemos que no somos un equipo perfecto,  siempre ha reinado aquí  la solidaridad, el trabajo horizontal, nunca ha faltado apoyo emocional cuando hace falta y la confianza en nosotras mismas. Sabemos reconocernos como mujeres con historias y pasados distintos, dispuestas a apoyarnos en este tramo del camino que recorremos juntas, en esta bonita coincidencia de trabajar en una revista digital para jóvenes.

Vamos a ser sinceras: también hay días en que las hormonas femeninas se juntan y podemos llegar a ser muy emocionales, sabemos que nuestro cuerpo tiene otros ritmos y otras lógicas. Así nos queremos.

 Sin embargo, sabemos que el mundo para la mayoría de mujeres guatemaltecas no es tan fácil. Empezando por las niñas y adolescentes que son abusadas en su “lugar seguro”, sus propias casas.

Solo en 2015, se registraron 83,483 nacimientos de niños de madres menores de edad, esto sin tomar en cuenta aquellas madres que mueren al momento del nacimiento. De acuerdo al Observatorio de Salud Reproductiva -OSAR-, las niñas menores de 15 años tienen cinco veces más probabilidades de morir durante el embarazo que las mujeres mayores de 20 años. La Procuraduría de Derechos Humanos -PDH- informó que diariamente existen 21 casos de abusos sexuales, en su mayoría hacia mujeres y el Ministerio Público registró en 2015, 58  mil denuncias de violencia contra la mujer. Estos datos que impactan también se trasladan al ámbito laboral, cuando vemos salarios diferentes entre mujeres y hombres o la desigual cantidad de mujeres en puestos de toma de decisiones. Ya sea en casa o en el trabajo, la mujer muchas veces es vista de menos, tomada en cuenta únicamente para aquellas decisiones más emocionales.

Ser mujer en este país no es fácil. En este país ni en ningún otro. Es por ello que muchas mujeres organizadas han hecho el llamado para el “Day Without a Woman“, “Un día sin mujeres”, planificado para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres. A pesar que este día ha sido reconocido especialmente por los derechos laborales, este miércoles muchas mujeres alrededor del mundo se reunirán por  la equidad, justicia y derechos de las mujeres. Aunque la iniciativa surge en Estados Unidos, como seguimiento a la protesta convocada por mujeres ante la toma de posesión de Donald Trump, para este 8 de marzo, más de 30 países se han sumado a la causa, Guatemala incluido.

Utilizando los ht #NiUnaMenos #8M #MujeresEnHuelga #Undíasinmujeres o #YoParo8M, la consigna principal para este Día Internacional de las Mujeres será que las mujeres que así lo puedan, dejen de ir a trabajar con el fin de demostrar la importancia que tienen las mujeres en la economía mundial, y exigir mejoras y cambios en la brecha de género que existe.  Por eso, este 8 de marzo, nosotras también paramos. Paramos por aquellas mujeres que no pueden parar, aquellas que no tienen siquiera la opción de perder un día de ingreso para la familia, de dejar de cuidar a los hijos o de realizar cualquier otra actividad diferente a su rutina diaria. Paramos porque creemos importante que todas tengamos las mismas oportunidades, y que más allá de decirnos mujeres con privilegios, podamos algún día decir que esos “privilegios” fueron luchas ganadas, y que en algún momento todas podremos escoger el trabajo que nos gusta, recibir un salario digno y regresar a casa sin miedo.

Ser mujer y trabajar en una revista digital también es poder hablar de estos temas, esperando que otros empaticen y se sumen. Nos vemos el 8.

“Paro sobre todo, porque confío en las alianzas que nosotras, las mujeres, tejemos mientras construimos colectivamente un evento en consonancia con el resto del mundo, que tiene la potencia de unirnos y de crear vínculos perennes. Que dejará un legado más allá del 8 de marzo, que nos dejará más fuertes y unidas para enfrentar la ola conservadora que avanza”. Mariana Bastos, Brasil

 

About the Author
Related Posts

No lo hablamos, no lo discutimos, tampoco nos duele o indigna; la muerte es parte de la...

Asociación de Estudiantes de Ingeniería Puede sonar como un chiste, pero a falta de dos semanas...

El abandono y compromiso del servicio público ha afectado profundamente a Guatemala y sus...

Leave a Reply