By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Alejandra Campollo/

Regresaste como si nada, como que si hubieran pasado tres días, como que si no te hubiera pensado por incontables meses y como que no te hubiera llorado por noches enteras porque te quería a mi lado. Saber que te estabas cogiendo a otra y aún así, te seguía queriendo como loca,  me hablás así de relajado como que si fueras un hombre más de esos que solo cogen y se van. Me hablaste así desesperado y preguntándote por qué me habías dejado.

Me dijiste que me extrañás, tú y tu puta gana de sentirte solo; me hablaste para recordarte a ti, que no lo estas, porque acá estoy yo que siempre está para vos. Te recordás que era la que te decía que no tuvieras miedo y que no apresuraras las cosas, la que te miraba a los ojos y te decía que todo iba a estar bien, que yo podía esperar hasta que te sintieras cómodo para tener una relación; y que por el momento, solo íbamos a tener sexo. Cuando yo lo que más quería era vivir todo contigo. Hoy me hablás como que si hubiera sido yo la que me fui a la mierda; fuiste vos, que libremente abrió la puerta y se fue.

—”¿Cómo estás?”

—”Me seguís gustando.”

—”Me gusta tu olor, tu boca, tus manos, pies, labios, todo…”

—”¿Cómo no me voy  a enamorar de ti?”

—”Estemos más en contacto, no te quiero perder.”

—”Fui un imbécil por haberte dejado.”

—”Ale, ¡veniiiiii!”

Me preguntaste si estaba bien, como que si no te hubiera escrito miles de letras y no hubiera llorado en cada una,  simplemente me reí y te dije que sí. Me preguntaste si te extrañaba y te dije que no, pero al segundo cambié de opinión porque te extraño, y mucho. Es que, ¿cómo no voy a extrañar tu mala gana de querer? Solo así me han querido, pero digamos que la tuya es mi favorita.

Dejémonos de pajas, extrañás cómo te cogía y lo mucho que te hacía sentir querido, extrañás la manera en la que yo te admiraba porque pensaba que no iba a encontrar a un hombre como vos; que por cierto no lo he logrado pero me encontré a mi y poco a poco estoy viendo la vida sin que me ilusione un hombre. Decidí entonces comprar un boleto y empezar a viajar, me voy y sé que no huyo de nada, simplemente es el comienzo de mi sueño. Veo fotos de gente que viaja y veo el sentimiento de ellos; y eso hoy, es lo que más quiero en mi vida.

No te voy a negar que ver tu cara, escuchar tu risa y saber que todavía me querés después de tanto tiempo, me llenaron el alma, pero tengo una mala noticia para vos, después de ti hubo muchos y antes de ti, también. Aprendí que los hombres no van de primero y que hoy, lo que te puedo ofrecer, es amor por poco tiempo. ¡Sí!, va a ser por poco tiempo te lo prometo, te guste o no así va a ser. Tengo metas que alcanzar y sueños que quiero cumplir. Te quiero en mi vida pero ya no sos todo para mi; y no te puedo dar todo lo que tengo por dos razones:

  1. Ya casi lo di todo

  2. Me amo más a mi.

No quiero que pensés que soy una descarada y te quiero usar solamente por un tiempo, pero digamos que quiero pasármela bien por este tiempo que me queda. Te prometo que no te vas a enamorar de mi, han venido muchos y ninguno se ha quedado; así que no veo el porqué tú serías la excepción. Te voy a desesperar y lo más seguro es que te vayás, porque simplemente no querés nada serio. Voy a sonar algo cínica pero digamos que quiero novio con fecha de caducidad, quiero hacerte el amor como ninguna y comer buñuelos con miel, tostadas de guacamol y rellenitos. Hagámonos el favor de darnos calorcito por este tiempo. Tal vez te moleste y sí, es una mierda porque por primera vez en mi vida no te pedí; por primera vez no quiero que alguien se enamore de mí, de verdad de corazón te lo digo, no quiero que pensés en mi todo el día, ni tampoco quiero que querrás verme todo el tiempo; y sí, me gustás y mucho pero no quiero.

Que rico saber que lo más importante es amarme, se siente tan bien y se lo quisiera transmitir a tantas mujeres, no es fácil, porque nuestra mente tiene tantas inseguridades que cuesta callarlas pero cuando lo lográs, no hay mejor satisfacción que poner tus reglas sabiendo lo mucho que valés y lo que merecés. Lo he vivido conmigo y con un par de amigas que aman lo que hacen y es impresionante el poder de amarse a uno mismo. Momentos tristes están y cosas que no querés que pasen, también, pero tenés más fuerzas para soportarlo y después te deja de importar y seguís de largo, más guapa, más fuerte, ¡Más invencible!

Buenas noticias para  mi: por fin ME AMO.

About the Author
Related Posts

El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de sociedad civil y...

¡Qué rico que es comer!, se lee en la publicidad de una cafetería. ¡Qué rica la comida!, exclaman...

El pasado miércoles 11 se conmemoró el Día Internacional de la Niña, impulsado por las Naciones...

Leave a Reply