By Carlos Muñoz
Posted: Updated:
0 Comments

S emana Santa en Guatemala, suele coincidir con la época más calurosa del año pero este año sí se pasó. Literalmente, en Guatemala se prendió fuego por todos lados; hubieron incendios en la Capital, en Mixco, en Chiquimula, en Juan Gaviota en Petén y en otros departamentos y contabilizándolos, en total sucedieron 40 incendios solo en Semana Santa.


Petén es el departamento donde el registro de incendios forestales, fue más crítica. El martes de pascua (18 de abril), fue declarado en alerta roja donde para poder controlar los incendios, fue necesaria más de una semana y la ayuda internacional de los gobiernos de Honduras y México. Al final, algunos dicen que fueron las lluvias de esos días, las que terminaron de apagar el fuego el domingo 23 de abril. El saldo, según el dato de la CONRED , fue de 1,500 hectáreas perdidas; aunque los incendios en realidad continúan y el dato de la CONRED se queda corto. Para saber un número más preciso es necesario ver los puntos de calor que tiene registrado el CONAP.
 

Los incendios en Petén, son recurrentes y si bien su propagación es debido al clima caluroso de su territorio, esas causas están lejos de ser naturales.

Por eso, consideramos importante que sepás cuáles son las causas detrás de los incendios en la Biósfera Maya, que acaban con áreas protegidas, sitios arqueológicos y una multitud de especies de flora y fauna que algunas se encuentran en peligro de extinción.

El verano y los incendios, amor a primera vista

Según National Geographic, los incendios naturales son necesarios para la naturaleza ya que al quemar materia en descomposición, devuelven los nutrientes al suelo, sirviendo como desinfectantes al eliminar plantas con plagas e insectos dañinos para el ecosistema.

Así que, sí, los incendios pueden darse por causas naturales pero esto sucede casi nunca. En los últimos 2 años, según el Sistema de Información Forestal de Guatemalamenos del 0,25% de los incendios han sido por causa natural. Este tipo de incendios es normalmente ocasionado por rayos eléctricos y muy pero muy ocasionalmente, por la intensidad de calor producida por los rayos de sol.

Sin embargo, la principal influencia de los factores naturales en los incendios, resulta en su propagación. Para que un incendio se propague son necesarias 3 condiciones: combustible, oxígeno y una fuente calor; a estas condiciones se les llama el Triángulo del Fuego. En el caso de los incendios forestales, el combustible es todo aquello que pueda quemarse (árboles, hierba o maleza) y el viento es el que proporciona el oxígeno.

¿Por qué los principales incendios forestales suceden en época de verano? Esto tiene que ver con el clima seco y las sequías, convirtiéndo todo tipo de vegetación, en combustible altamente inflamable. Además, cuando se combina la sequía con temperaturas altas, se dan todas las condiciones para que con una sola chispa se produzca un desastre.

Las verdaderas causas de los incendios

Sin embargo, aunque los factores que permiten la propagación del fuego son naturales, las principales causas están lejos de serlo. Existen 2 factores que provocan incendios en Guatemala: las prácticas agrícolas y las prácticas ilícitas. Las primeras tienen que ver con provocar incendios para limpiar terrenos y así poder sembrar en estos aprovechando los nutrientes producidos por el incendio. Mucho se crítica a los campesinos por esta práctica, pero en los últimos 2 años solo el 25% de los incendios fueron por esta causa. Por lo que la mayor parte de los incendios, especialmente en el bosque petenero que no es una zona agrícola, tiene causas mucho más oscuras:

Situación actual de Petén

Los narco ganaderos, es un término que ha surgido en los últimos años. En un reportaje de BBC, se estimaba que existían 20 narco ganaderos en la Reserva de la Biósfera Maya; latifundistas que usan a las comunidades que ahí se encuentran para ejecutar el trabajo. Estas comunidades, son fruto del desalojo que llegaron a asentarse a estos lugares y que viven en condiciones de pobreza. Parte de lo que les toca hacer a estas personas, es iniciar los incendios para que luego los narco ganaderos usurpen las tierras.

Según Nery Franco, del Sistema de Prevención de Incendios Forestales (SIPECIF), es muy difícil poder determinar las causas de los múltiples incendios del Petén. Sin embargo, los incendios intencionados que son provocados por narco ganaderos, es la principal causa. Visto desde otra perspectiva, la falta de gobernabilidad permite que surjan narco ganaderos en las áreas protegidas de la Laguna del Tigre y la Sierra de Lacandón y se provoquen incendios.

Las cifras de la CONRED, dicen que los incendios de la semana pasada acabaron con 1,500 hectáreas de bosque; sin embargo, ellos solo contabilizan los incendios en los que intervinieron; y de acuerdo a Nery Franco, según los datos de SIPECIF, se estima que son 2,500 hectáreas las afectadas por los incendios pero advierte que solo contabilizan los incendios que la institución ha intentado controlar.

La realidad es que,  hasta el 19 de abril, se estima que la temporada de incendios ha acabado con 19mil hectáreas de bosque en el departamento, la mayoría de estas en un área próxima a la Reserva Laguna del Tigre, según el último informe del CONAP. Además, en el mismo informe, se advierte que seguirán habiendo altas temperaturas y pocas precipitaciones, es decir lluvias, al menos hasta el 1 de mayo; por lo que el riesgo de incendio, es aún muy fuerte.

Las siguientes imágenes muestran uno de los 2 incendios que para el 26 de abril, se siguen propagando y una parte de terreno usurpado en la Reserva de la Laguna del Tigre.

Incendio cerca del sitio el Peruito (Crédito: Julio Morales/ Wildlife Conservation Society)

Foto de usurpación de humedales RAMSAR por fincas grandes en Laguna del Tigre (Crédito: Julio Morales/WCS)

El Sistema de Respuesta Estatal

Según Roan Balas, Director de Wildlife Consevation Society, considera que hay 2 instituciones que se ocupan de los incendios en el país.  El primero es el Sistema de Prevención de Incendios Forestales (SIPECIF), el cuál es una institución que ha pertenecido a la CONRED y actualmente está bajo la dirección del CONAP y se caracteriza por tener muy poca asignación presupuestaria. Actualmente, el Presupuesto del CONAP es de solo 8 millones de quetzales para cubrir el 32% del territorio, que corresponde a áreas protegidas. El SIPECIF, trabaja en la prevención de incendios en las comunidades; sin embargo, no hay mucho que puedan hacer con los narcotraficantes. La CONRED, la otra institución, da respuesta solamente cuando se activa la alerta roja, es decir cuando el incendio ya fue provocado.

Roan Balas McNab, considera que la respuesta del gobierno a los incendios de la semana pasada, fue bastante buena y el trabajo que realiza tanto el CONAP como el SIPECIF, son heroicos. Sin embargo, el problema radica en la falta de gobernabilidad y abandono por parte del Estado de las áreas protegidas. Se necesita al Estado para, por un lado poder prevenir los incendios y controlarlos rápidamente,  pero sobre todo, para evitar los asentamientos y su relación con los narcotraficantes. Estos son territorios que a falta de Estado, han sido cooptados por los narcos.

El valor de lo que estamos perdiendo

Guatemala, es considerado uno de los 19 países mega diversos que forma parte del el 70% de la biodiversidad mundial; pero a la vez, es el quinto país de América Latina con más vulnerabilidad al cambio climático según el índice ND-GAIN. Los incendios en los bosques de Petén, son fruto de problemas sociales como el crimen organizado, el desalojo de comunidades y la poca presencia del Estado en estas regiones. Además, es el reflejo de nuestra escala de prioridades como nación, en donde el medio ambiente queda relegado a un segundo plano.

El siguiente mapa muestra cómo ha disminuido la cobertura forestal de 1950 a 2010.

Tomado del Perfil Ambiental 2010-2012 del IARNA.

Así es como perdemos la riqueza natural y arqueológica que tanto nos vanagloriamos como país.

La temporada de incendios, terminará cuando inicie la temporada de lluvias pero los daños provocados por las llamas, tomarán años para recuperarse. De hecho, la recuperación solo podrá iniciar cuando los narco ganaderos desaparezcan, cuando las comunidades asentadas sean reubicadas y por fin, puedan optar por una vida digna; y finalmente, cuando la protección de los bosques y reservas naturales, se vuelva prioridad en la agenda de Estado. En palabras de Roan Balas McNab, “con las lluvias se acaba el humo pero el crimen organizado que lo provoca sigue.”

Foto

Related Posts

Actualmente, el tema de la violencia hacia la mujer y el machismo se ha expandido en todos los...

Parte 2: Partidos Políticos La #LEPP se está moviendo. En la Comisión de Asuntos  Electorales del...

Juan José Pinzón/ Arrasadas quedaron las casas, Arrasadas quedaron las milpas, Y mi hermano ya no...

Leave a Reply