By Daysi Caal
Posted: Updated:
0 Comments

Hace unos días culminé una de las tantas metas académicas que quería alcanzar. Y puedo afirmar que fue un tanto difícil, empezando por lo económico. Entre alegrías y llantos, pude percatarme que en la mayoría de graduandos hacían comentarios similares como: “lo logré a pesar de todo”, “jamás creí terminar” o “hubieron momentos que no tenía mucha plata, y me vine así”. Quise retomar el tema para verificar cómo está la educación superior en Guatemala y viendo los índices, es drástica ya que nuestro país solo cuenta con una universidad Estatal siendo la Universidad de San Carlos de Guatemala mientras las otras catorce, son privadas según el Consejo de la Enseñanza Privada Superior.

Esto nos lleva a deducir que no todos los graduandos del nivel medio puedan optar a seguir una carrera académica del nivel universitario.

Y aunque ahora hay una gran proliferación de universidades y están cada vez más cerca, es inaccesible para quienes no tienen ingresos y puedan costearla. Cabe recalcar, que según la Constitución Política de la República de Guatemala, el Estado garantiza la educación hasta cierto nivel, pero los índices estadísticos de Evaluación de Graduandos 2016 que DIGEDUCA realizó, reflejan que ello no se cumple y menos podrán hacerlo en el nivel superior.

Por ello digo que estudiar en una universidad privada en Guatemala es un lujo, ya que quienes obtenemos un título de nivel medio y somos empleados hacemos lo posible para profesionalizarnos. Pero eso no es todo, la calidad que se brinda no es exigente y congruente. No descarto que existan excelentes catedráticos, pero algunos dejan mucho oque desear formando a universitarios mediocres.

Pareciera que a veces importa la cantidad y no calidad,  a pesar de ello la cobertura aun es baja. Según lo indica el Informe de la Unesco: “se estima que de una población estudiantil universitaria de 1.520.460 personas comprendidas entre los 18 y 24 años de edad, hay 153.098 jóvenes que asisten a una universidad equivalentes al 10,07%, lo cual refleja un déficit si se considera que este servicio se concentra predominantemente en la capital.”

Esto es el reflejo de una sociedad llena de utopías como quien dice, el reflejo de quienes vivimos de sueños de dignidad, empapados de interés individuales (debido a que si no te superás académicamente no eres nadie), eso es lo que se logra al estar en una universidad. Es cierto, deberíamos de estar formándonos para ser personas profesionales y ante todo excelentes ciudadanos, pero las barreras lo imposibilitan.

Puede que existan varias opciones para formarse, pero aún falta calidad y cobertura.

En los puestos laborales se exigen ya licenciaturas, ingenierías, y otro grado académico, pero ¿Cómo lograrlo? Si solo algunos pueden seguir estudiando. Y entre ellos, otros solo se inscribieron, llegaron a clases, eso sí, pagaron todas sus cuotas y se graduaron en un parpadear de ojos, aunque no aprendieran mayor cosa.

Para finalizar, y como es común en otras columnas, los llamo a la reflexión. Si eres licenciado, doctor, ingeniero o estudiante del nivel superior; pide calidad y sean exigentes con ustedes mismos, para que del campo que les corresponda, coadyuven a brindar oportunidades de cambio para nuestro país, que por cierto, está en el ranking que menos universitarios gradúan.

Imagen: Unsplash

About the Author

Soy mujer maya-poqomchi', amante del café, vinos, chocolates y libros.
Sueño con una Guate diferente, pero creo que eso depende de la conciencia social de cada uno de nosotros. Soy decidida y día a día lucho por eliminar barreras por doquier; docente, universitaria, hija, esposa, madre, amiga y sobretodo Homo Sapiens. Soy pro LGBT y feminista sin descartar que la dualidad parte desde mis cosmovisiones.

Related Posts

El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de sociedad civil y...

¡Qué rico que es comer!, se lee en la publicidad de una cafetería. ¡Qué rica la comida!, exclaman...

El pasado miércoles 11 se conmemoró el Día Internacional de la Niña, impulsado por las Naciones...

Leave a Reply