By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

Bárbara Escobar/ 

 

Tropecé con él muy pronto,

Era imposible evitarlo.

Tarde o temprano

Íbamos a coincidir.

 

Tropecé una vez

Y lo disfruté.

Los dos lo deseamos

Y por fin lo cumplimos.

 

Tropecé con él

Y él tropezó conmigo.

Estoy segura que yo fui

Tan piedra para él

Como él para mí.

 

Pero no desistíamos,

Seguíamos intentando.

Porque a pesar de ser piedras

Nuestras almas coincidían de manera sublime,

Desde lo más profundo.

 

Y es que así somos los humanos.

No nos basta un golpe,

A veces volvemos y volvemos,

Volvemos de esa piedra en el camino

Nuestra piedra favorita.

 

De esas que no te dejan avanzar

Pero te rehúsas a sacar.

De esas que marcan tu vida

De esas que llevas por siempre en tu caminar.

 

Fue una piedra querida,

Una piedra para la que requerí mucha valentía para sacar.

Sigo mi camino y él sigue el suyo

Y sé que nos seguimos llevando en los pasos

Y por eso sólo ruego no volvernos a encontrar…

 

Imagen: Unsplash

Related Posts

Seguramente has estado en un restaurante que tiene una comida muy rica, pero a veces no te sentís...

El David de la Justicia decidió enfrentar al Goliat de la impunidad. Sabía que tenía que hacerlo...

Recién regreso de la plaza, mi cabeza se mueve a mil ideas y sentimientos por minuto. Así que...

Leave a Reply