By Rincón Literario
Posted: Updated:
2 Comments

Daniela Archila/

Vajilla sucia en casa vieja con paredes de ladrillo, ambiente acogedor y olor de hogar, de sueños frustrados y anhelos.  Un patio con paredes despintadas y macetas de antaño, una familia apresurada, siempre corriendo a trabajos mal pagados y explosivos por vivir en un país donde se muere trabajando para que te dejen vivir.

Los diecisiete de junio eran el día favorito de Mariana, siempre con regalos a mano hechos en el colegio listos para entregárselos a papá anhelando un beso de amor a su llegada. Todos los años cada diecisiete, un día que abrumaba de amor su corazón.  Luz en los ojos, amor en la sonrisa, no había comparación, nadie igualaba a su padre, de quien ella era “su princesa” “la luz de sus ojos”.

El último diecisiete, ella ya tenía dieciséis, era su última manualidad en el colegio. Llegó con las manos llenas a un hogar vacío, un empaque barato y arrugado envolvía un regalo, pero ese día era diferente, se respiraba tristeza. Mariana estaba cansada, cansada de llorar, pues ya era veinte y ella seguía durmiendo con el cuelga corbatas en los brazos.

 

Imagen: Unsplash

 

Related Posts

Seguramente has estado en un restaurante que tiene una comida muy rica, pero a veces no te sentís...

El David de la Justicia decidió enfrentar al Goliat de la impunidad. Sabía que tenía que hacerlo...

Recién regreso de la plaza, mi cabeza se mueve a mil ideas y sentimientos por minuto. Así que...

2 Comments
 
  1. Daysi / 07/07/2017 at 18:55 /Responder

    Es doloroso seguir esperando por algo que nunca paso. La irresponsabilidad y falta de humanidad de algunos, hizo a que muchas dejáramos de soñar por esa parte. En sí anhelando haber podido tener un guardián que protegiera a su princesa.

  2. Samuel / 14/08/2017 at 20:55 /Responder

    Intenso. El sentimiento es perceptible y la lectura agradable…

Leave a Reply