By José Andrés Franco
Posted: Updated:
1 Comment

Antes de comenzar, quisiera aclarar que esta columna no se tratará de izquierdas ni de derechas. Mi intención no es culpar a una ideología, ni tampoco es darle la razón a otra. El objetivo es explicar algunos elementos del sistema político, junto a sucesos que se han desarrollado en Venezuela en el último año, para ayudar a comprender su complejidad.

Al decir que Venezuela es un totalitarismo o una dictadura, considero de que no se están tomando una serie de factores y características que son muy importantes para entender el problema. Es por esto que, cuando en un primer momento se plantea una categoría como el autoritarismo competitivo para analizar al sistema, categoría que nace a partir de la necesidad de explicar un tipo de régimen híbrido, es decir, que no tiene las características plenas de un autoritarismo ni de una democracia, hay elementos a tomar en cuenta.

Nos podemos acercar al problema y percatarnos que en Venezuela cada día el autoritarismo es menos competitivo.

Uno de los importantes pasos a seguir para explicar las dinámicas dentro del sistema político venezolano, es entender la forma y las condiciones en las que se desarrolla la relación entre el gobierno y la oposición. Se puede realizar al analizar la forma como los actores tienen acceso a los canales que las instituciones democráticas les ofrecen, para poder de alguna u otra manera hacer gobierno. Pero, ¿cómo se puede traducir e identificar todo lo que acabo de escribir?

Primero, dentro de una arena electoral se puede percatar que pese a que existen constantes abusos, limitaciones, persecución y poca transparencia por parte del gobierno, la oposición participa en los procesos electorales del país. Es decir que, a pesar que el partido de gobierno tiene una ventaja clara sobre la oposición desde muchos aspectos, la oposición participa creando un ambiente competitivo. Esta participación, a pesar de las dificultades,  puede lograr resultados muy positivos para la oposición como los resultados de las elecciones parlamentarias del 2015, en donde la Mesa de Unidad Democrática consiguió 109 de 167 curules en la Asamblea Nacional.

Gracias a estos resultados, en una arena legislativa, la oposición logró un espacio en el cual pueden llevar a cabo iniciativas y reformas, así como un espacio para la organización y la denuncia internacional de las acciones realizadas por el gobierno.

Hasta aquí se podría decir que, a pesar de las constantes limitaciones y abusos que el gobierno puede realizar desde los organismos de justicia y electorales, todavía la oposición pueden encontrar espacios dentro de la institucionalidad democrática que le permitan de alguno u otra manera competir con el gobierno. Sin embargo, las acciones tomadas por parte del gobierno este año, plantean un panorama en el cual ya no se busca respetar los pocos espacios de participación.

Por el contrario, se han llevado a cabo acciones con el objetivo de bloquear e inmovilizar los espacios conseguidos por la oposición.

A finales de marzo de este año, una sentencia por parte del Tribunal Supremo de Justicia, anulaba a la Asamblea Nacional, asumiendo este tribunal las funciones de parlamento. Esta sentencia fue anulada por el mismo tribunal, un par de días después, debido a la reacción de rechazo, tanto nacional como de la comunidad internacional, sobre estas acciones.

Este no se sería el último intento por parte del gobierno para bloquear a la Asamblea Nacional: el domingo 30 de julio se llevó a cabo una elección, con resultados altamente cuestionados, para una Asamblea Nacional Constituyente, en la cual no participaron partidos políticos y eran elegibles en su mayoría, candidatos relacionados al partido de gobierno. Esta Asamblea puede llegar a reformar cualquier esquema de la estructura estatal de Venezuela, por lo tanto se teme que esta busque bloquear y hasta inhabilitar al parlamento.

Por lo tanto, hasta el día de hoy, se puede observar que se están cerrando y bloqueando aún más los espacios para la participación y el ejercicio político para otros actores que no están relacionados dentro del partido gobernante. Cada vez es menos competitivo el panorama, aumentando la confrontación y provocando acciones concretas por parte de la comunidad internacional (sanciones, bloqueos, etc.).

En la siguiente columna intentaré explicar algunos escenarios que se pueden suscitar en Venezuela, a raíz de las últimas acciones realizadas por el gobierno, así como el seguimiento de estas.

Imagen: AP

About the Author

Estudiante de la Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad Rafael Landivar, me considero inesperadamente diferente y no me gustan las limitaciones que evitan expresarnos. Me gusta vivir para aprender y aprender para vivir.

Related Posts

Como ya sabemos, el 15 de agosto es una fecha muy particular dentro de la Ciudad de Guatemala, ya...

Estamos ante la inédita oportunidad de conocer la manera exacta en que opera la alianza entre el...

Dicen que solamente 3 de cada 100 guatemaltecos, tenemos acceso a la educación superior (pública o...

One Comment
 
  1. Rubén Maica / 09/08/2017 at 20:18 /Responder

    Yo soy venezolano y chavista!!! Dame luces de porque la Asamblea Nacional está en desacato! De eso no has hablado.

Leave a Reply