By Andrea Godínez
Posted: Updated:
0 Comments

Un payaso profesional tomó la palabra entre una multitud de personas reunidas en una manifestación pacífica en la esquina de la 5a. calle y 6a. avenida de la zona 1 capitalina. Casi daban las siete de la noche del veinticuatro de agosto. A unas cuantas cuadras, una conferencia de prensa acababa de terminar. Thelma Aldana, fiscal general del Ministerio Público (MP) e Iván Velásquez, comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), hacían público las denuncias de financiamiento ilícito de los partidos UNE y Líder.

Al mismo tiempo, casi frente a la residencia del actual presidente del país, muchos manifestantes mostraban su desacuerdo al hacerse público un rumor en el que Jimmy Morales pediría al secretario general de la ONU, la destitución del comisionado de la CICIG. Un pequeño grupo de agentes de la PNC, resguardaba las cuatro esquinas de la casa.

—Yo no estoy aquí como payaso. Soy un ciudadano guatemalteco y no soy cobarde. Te lo estoy diciendo en tu cara, en tu cara. —afirmaba el payaso, como si Jimmy Morales lo estuviera escuchando.

—A mí me cuesta ganarme los trescientos pesos para poder comer —entre una danza y tono de voz burlones, decía, harto de los políticos corruptos.

Hasta ayer, la carta guardada bajo la manga para FCN por parte del MP y CICIG, todavía no se había volteado.

 

About the Author

Me cansé de definirme entre líneas porque nunca he estado dentro de ellas. Veo lo que comparto, comparto lo que veo.

Related Posts

Seguramente has estado en un restaurante que tiene  comida muy rica, pero a veces no te sentís...

El David de la Justicia decidió enfrentar al Goliat de la impunidad. Sabía que tenía que hacerlo...

Recién regreso de la plaza, mi cabeza se mueve a mil ideas y sentimientos por minuto. Así que...

Leave a Reply