By Rincón Literario
Posted: Updated:
1 Comment

Luis Pedro Véliz/

La naturaleza del grito

La última vez que fui a casa no aceleré para llegar. El desgaste se escapa de mi control, acaso no puede dejar de buscar su hogar en tantos otros y volver por fin a mí. Se me está acabando, por mucho, la pasión. Las reservas de usted se me empiezan a agotar y así como corre de mí, yo también de usted, y me hunde. Y nos hunde.

En nuestro complejo de tragedia, el buzón se empieza a llenar, y ahora solo nos queda extrañarnos a distancia. De lejos, como gritar para oír el eco que ya es tan poco y no alcanza. Que gritamos y a lo lejos ya no nos oímos, y cuando yo llego, por fin, le grito. Y usted ya no me escucha.

 

Al término de la distancia

Vendrán las mañanas de los domingos y la calidad del sonido habrá decaído, la tinta, que le marca la entrada a uno a tantas maneras nuevas de ver el piso moviéndose entre luces y oscuridades, se habrá borrado y con esta, su recuerdo.

Vendrán las reminiscencias de dos o tres noches atrás y el salir de la cama se hará cada vez más complicado. La puesta de la planta de los pies en el piso representará una nueva derrota y el recuerdo total de la noche recién pasada se hará claro. Habrá que correr sin rumbo para llegar a cualquier parte.

Vendrán los rezos y las horas de mercado. La estética en la manera de vestir de los que ayer mitigaron la culpa del pecado con alcohol se hará evidente en la ofrenda y en el discurso del confesor.

Vendrá nuevamente su cuerpo marcado por el sol y el exceso de ropa y al término de la distancia, usted y un nuevo día.

Related Posts

El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de sociedad civil y...

¡Qué rico que es comer!, se lee en la publicidad de una cafetería. ¡Qué rica la comida!, exclaman...

El pasado miércoles 11 se conmemoró el Día Internacional de la Niña, impulsado por las Naciones...

One Comment
 
  1. Pingback: Maria Smith

Leave a Reply