By Auxiliares de Investigación
Posted: Updated:
0 Comments

Como es bien sabido por la mayoría, ante los actos recientes del Congreso de la República, y de aquellos infames 107 diputados que aprobaron (o al menos así intentaron y de repente se arrepintieron) las espantosas reformas al Código Penal (que entre otras cosas, harían conmutables una gran manga de delitos), distintas organizaciones de sociedad civil, acompañadas por la universidad estatal y algunas privadas, realizaron una convocatoria masiva a un gran Paro Nacional el pasado 20 de septiembre: #Paro20S.

Independientemente del erróneo uso -o no- de la palabra paro como tal, lo importante es que muchas iniciativas de diversa índole se sumaron y aportaron a la causa. Desde pequeños empresarios que cerraron sus negocios, incluso aportando bolsas de agua a los “caminantes”, hasta Saúl y su mega campaña anti-corruptos. Eso sí, sin dejar de lado a las distintas universidades y el casi mítico bloque estudiantil que acompañó la marcha; algunos dicen que eran alrededor de 15 cuadras, otros 20.

En lo personal, me hubiese gustado mucho acompañar al PARO por un par de razones, pero digamos que no me fue posible por un “conflicto de interés intrafamiliar”. Sí, mi mamá no me dio permiso. Lo sé, un poco vergonzoso para un tipo que ya es legal en el mundo entero, pero bueno, de vez en cuando me rijo bajo un régimen un tanto dictatorial (sé que más de alguno me entenderá en esto).  A veces toca, quería ir pero no podía. Ese era mi dilema. 

En fin, me quería sumar a la causa ya que creía fehacientemente en dos de las tres grandes demandas que se presentaban en común frente a la plaza, como creo que la gran mayoría también hacía (tampoco voy a entrar en detalle de cuáles si y cuáles no, qué pereza).

Además, me “picaba” por ir a la plaza y sumarme al paro ya que, en pocas palabras, trabajo e investigo de y sobre eso.

Antes de que me tachen de vividor de manifestaciones y conflictos, me explico. Desde hace más de un año formo parte del equipo de la Dirección de Incidencia Pública (DIP) de la Universidad Rafael Landívar (URL). Ahí me he formado sobre las distintas implicaciones de la proyección social – que abandera la URL- y el paso posterior de esta: la incidencia (que viene siendo algo así como el hermano menor adolescente y un tanto más complicado).

La incidencia se ejerce, al menos como la concibe la DIP y, por tanto la Universidad, a través del análisis de las problemáticas sociales, generación de opinión pública, propuesta socio-política (a través de la investigación que realiza la universidad) y, last but not least, el acompañamiento a grupos y movimientos sociales, para buscar influir en la toma de decisiones públicas y transformar las condiciones de la sociedad.  

¡Bingo! Qué mejor manera de hacer eso que conocemos como “incidencia” que acompañando, en lo integral de la palabra (no solo en cuerpo, sino también en “espíritu”), a un movimiento social tan masivo y diverso como el que se encontraba en el PARO y en las demandas ciudadanas que de este se generaron. Porque no, a pesar de lo que diga aquel señor del corbatín, sí existieron demandas claras y unificadas, con las que la mayoría concordaba, así como yo y mi 2 de 3. Ahora el poder ejecutar las mismas implicará esfuerzos mucho mayores a la masiva convocatoria, pero eso es arena de otro costal.

Al final del día, con todo y la lluvia que se hizo presente, alrededor de 125 mil personas acuerparon la Plaza de la Constitución, junto con otras 80 mil que se sumaron en los departamentos.

Es una lástima que no hayan podido ser 125 mil y un personas en la Plaza, pero como dije antes, a veces toca y a mí me tocó. En este caso, mi incidencia se queda en el análisis, propuesta y a lo mejor, opinión pública, si es que esto puede generar algo de eso. Pero no dejo de agradecer a los “20 tuiteros” que se sumaron al paro y que abanderaron nuestras demandas, para hacer un poco de eco en el Congreso y en la población en general, pues yo y mi “dilema” nos quedamos, esta vez, en casa.

Related Posts

No todo en esta vida tiene que ver con izquierdas ni derechas. Hay problemas y fenómenos que van...

Enrique Velasco/ Mis ideas son gotas De un río llamado pensamiento. Nace en lo profundo de mis...

No sé cómo se sentirán ustedes hoy, pero para mí es uno de esos días en los que me gana el...

Leave a Reply