By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Las “plazas” han vuelto a movilizarse. Han denunciado “el pacto de corruptos”; es decir, la articulación entre políticos y ciertos actores empresariales, para mantener y profundizar la cooptación y captura del Estado por parte de estructuras criminales. Pero también por instituciones formalmente previstas en el ordenamiento jurídico nacional, como los partidos políticos.

El presente texto ofrece algunos elementos y ponderaciones sobre la fuerza impulsora de las plazas y las expectativas que de éstas se derivan. Hay suficiente consenso entre diferentes analistas sobre la fugacidad de los escenarios y el predominio de la inexperiencia en las propuestas. Pero también sobre el rápido aprendizaje de los protagonistas más activos de las mismas. En todo caso, este hecho puede ser parte de la necesaria oxigenación de los procesos políticos y de la renovación de actores, contrapesos necesarios frente a la tradicional concentración urbana y de las élites agotadas, que han dominado las iniciativas públicas durante los últimos tres o cuatro lustros.

Descargar (PDF, Desconocido)

About the Author
Related Posts

El Orquideario Landivariano se expande hasta Huehuetenango El pasado 19 de octubre se realizó la...

Dr. Raúl Maas Director del Iarna El pasado 31 de octubre, la Comisión de Ambiente, Ecología y...

Leave a Reply