By Colectivo Jóvenes de Guatemala
Posted: Updated:
1 Comment

Ningún congreso corrupto legisla en su contra. Esta premisa es fundamental para entender lo que nos puede pasar. ¿De verdad creemos que los diputados actuales pueden reformar de manera positiva este sistema? La respuesta segura es no.

¿Y entonces que hacemos?

Los caminos son escasos, como Colectivo vemos tres opciones, la primera y mas sencilla es seguir con las mismas reglas del juego eso significa participar con el sistema actual o apoyar un partido, pero volveríamos a caer en el mismo congreso lleno de mediocres y una vez más, tendríamos 20 diputados medio buenos y los otros 138 lobos, que de seguro volverían a mantener este sistema que no soporta más. La segunda opción es las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, pero volveríamos al inicio; serían los mismos diputados embarrados de lodo que pondrían las manos sobre estas reformas. Así no funciona. Y la tercera opción es una Asamblea Nacional Constituyente; por fin una idea donde no están como actores principales los corruptos, pero es poco factible con medios de comunicación tan mediocres y corruptos como los que tenemos.

Imaginemos una Asamblea Nacional Constituyente donde los canales 3, 7, 11 y 13 más radio Sonora y todos los canales privados de Ángel Gonzalez se venderían al mejor postor. Nosotros los buenos no vendemos nuestro país, así que tendríamos una sátira burda de la Asamblea Nacional Constituyente, generando terror, infundiendo miedo y pseudo analistas hablando pajas. O personajes conservadores aferrados al status quo diciendo “esto se va a volver Venezuela”. Con medios de comunicación tan alejados de la realidad sufriríamos una ruptura social y volveríamos a caer en un pueblo dividido, ¡vaya pues que no aprendimos las lecciones del conflicto armado interno! Todo esto sucedería ya que en la nueva constitución seguro legislaríamos el espectro radial televisivo y evitaríamos los monopolios y medios de difamación vendidos al mejor postor. Si no, pregúntenle al prófugo quien durante más de 12 años utilizó los canales nacionales como medio de difamación de sus adversarios y para poder hacer proselitismo disfrazado de “noticias” todo esto gracias a que mantenía el monopolio televisivo.

Es válido pensar y dirigir nuestra energía a una constituyente pero ojo, debemos ser un bloque que represente a las grandes mayorías, evitar lo convencional y hacer parte a los grupos más legítimos de las comunidades.

por ahí es donde se nos cuelan la mayoría de corruptos, para muestra Javier Hernández y su #PactoDeCorruptos o Mario Taracena, o el prófugo Baudilio Hichos.

Todo esto es necesario en Guatemala, esto no tiene nada que ver con la izquierda o la derecha como nos hacen creer, estos son problemas que no son aptos para mediocres, por eso la juventud debe ser el elemento precursor del cambio.

¡Cierren fila a los corruptos y abran paso a la juventud! ¡Ya estamos aquí!

 

Related Posts

El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de sociedad civil y...

¡Qué rico que es comer!, se lee en la publicidad de una cafetería. ¡Qué rica la comida!, exclaman...

El pasado miércoles 11 se conmemoró el Día Internacional de la Niña, impulsado por las Naciones...

One Comment
 
  1. Scarleth Gomar / 06/10/2017 at 12:11 /Responder

    Existe una propuesta similar llamada Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional, propone un mecanismos para que todos y todas estemos incluidos.

Leave a Reply