By Auxiliares de Investigación
Posted: Updated:
0 Comments

Actualmente en el país existe un auge en el sector de la construcción de vivienda a nivel mundial, especialmente en edificios de apartamentos. Estos edificios se vuelven cada vez más recurrentes en el paisaje urbano de la ciudad.  Sin embargo, pocas veces se piensa cómo el edificio afecta a su entorno, a las personas y más importante aún, cómo afecta al medio ambiente. Frente a esta problemática, el Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos desarrolló una herramienta de certificación de edificios que garantiza que la huella del edificio en el medio ambiente sea poca, nula, o incluso beneficiosa.

A esta herramienta se le conoce como la certificación LEED.

Tal vez la mayoría de nosotros hemos oído hablar de la certificación LEED, o quizás hemos estado en un edificio bajo la certificación sin siquiera saberlo. Esta es una de las herramientas de certificación más utilizadas a nivel regional, debido a su comercialización y al beneficio a mediano y largo plazo que ofrece a los dueños y constructores de nuevos edificios. Esta certificación se concentra en el uso eficiente de los recursos, tales como el agua y la energía, aunque también se centra en el ciclo de vida del edificio, comenzando desde su concepción arquitectónica, hasta el momento en el que se deja de utilizar y es demolido o incluso restaurado.

A pesar de ser una herramienta altamente efectiva en términos de ahorro de recursos y ser amigable con el ambiente, existen otras certificaciones con diferentes enfoques en la arquitectura y el diseño del edifico, que toman en cuenta, por ejemplo, no solo el factor de construcción, sino también al uso que se da por parte de las personas que lo habitan y utilizan.

Un claro ejemplo es la certificación Well®, la cual se centra en la salud de las personas que habitan o trabajan en el edificio, y cómo el ambiente en el que viven y trabajan afecta ya sea de manera negativa o positiva su salud y bienestar.  A la certificación Well® se le conoce como el complemento perfecto de la certificación LEED, pues mientras una garantiza que el edificio tenga un impacto mínimo en el medio ambiente, la otra se encarga de asegurar que el edificio tenga un impacto positivo en las personas que lo ocupen.

Al igual que LEED, existen herramientas similares o incluso más exigentes en cuanto a certificaciones se refiere.

Tal es el caso de la certificación Living Building Challenge.  Esta certificación en especial se puede considerar como una mezcla entre las certificaciones LEED y Well® pues dentro de sus “pétalos” (sistema de evaluación) contempla no solo la parte construida de los proyectos, sino que también evalúa la salud y la felicidad, buscando ambientes que generen bienestar tanto físico como psicológico. Además tiene un apartado en el cual se evalúa la belleza del edificio, pues muchas veces al tratar de perseguir una certificación en un edificio nuevo, se deja de buscar la estética, garantizando que tanto su función como su volumetría vayan de la mano hacia una arquitectura coherente.

Actualmente, en la Universidad Rafael Landívar se está llevando a cabo el proceso de evaluación y certificación del edificio “O” del Campus Central bajo los criterios de la certificación LEED en Operaciones y Mantenimiento, el cual se encuentra a cargo del Instituto de Investigación y Estudios Superiores en Arquitectura y Diseño (INDIS). El instituto realiza el diagnóstico y la propuesta de mejora del edificio, pues la certificación a la que se está optando evalúa cómo se maneja el edificio en términos de mantenimiento y cómo este afecta al medio ambiente.

Personalmente creo que como estudiante y futuro profesional en la arquitectura, es importante conocer y manejar las diferentes herramientas que nos pueden ayudar a garantizar que nuestros proyectos le devuelvan a la tierra lo que le quitamos. Es importante  ver en la arquitectura una forma de generar recursos siendo conscientes del impacto que esta tiene no solo en el medio ambiente, sino también en la gente que habita los edificios a diario para poder garantizar un ambiente y un estilo de vida agradable, responsable, pero sobre todas las cosas, un estilo de vida sostenible.

Related Posts

No todo en esta vida tiene que ver con izquierdas ni derechas. Hay problemas y fenómenos que van...

Enrique Velasco/ Mis ideas son gotas De un río llamado pensamiento. Nace en lo profundo de mis...

No sé cómo se sentirán ustedes hoy, pero para mí es uno de esos días en los que me gana el...

Leave a Reply