By Hábitat para la Humanidad Guatemala
Posted: Updated:
0 Comments

Más habitantes que espacio para vivir, este es un problema que inquieta a Guatemala desde hace décadas y que afecta especialmente a las personas en extrema pobreza que año con año ha ido en incremento.

La cara que nadie quiere ver por así decirlo -la pobreza- la cara que nadie quiere afrontar, un compromiso del que ninguna persona o entidad quiere hacerse responsable. La incidencia de pobreza en el país es de 90.6%, es decir que nueve de cada diez sufre algún tipo de privación. Información del Índice de Desarrollo Humano del 2011 refiere que un 62.4% vive en pobreza media; un29.6% en pobreza  extrema, y el 3.6% en pobreza severa.

La cifra en nuestro país es alarmante y golpea directamente a los niveles socioeconómicos más bajos.

Su impacto es alto en aspectos como la salud, el desarrollo, la escasez de oportunidades y opciones de superación o movilidad social, así como la carencia de vivienda.

Se estima que un 39%, de personas  carece absolutamente de una vivienda lo que implica que cerca de 500 mil casos. Otro 61% -donde se ubican cerca de 750 mil casos- de personas que si bien poseen una vivienda, la misma no ofrece las condiciones mínimas para vivir en ella, pues está construida en situaciones precarias, sin los servicios básicos o están localizadas en áreas de alto riesgo que ponen en peligro la vida, la salud y el bienestar de sus habitantes.

Son datos que no asombran,  lo vemos en comunidades que están dentro de la ciudad y no se diga a un par de kilómetros fuera. Observamos viviendas que constan solo de un dormitorio y sus habitantes son más de las personas para las que tiene capacidad.

En el país, los esfuerzos en el área de pobreza e inversión social están dirigidos a la reducción de la pobreza y la desigualdad, una de las más pronunciadas en Latinoamérica. El PNUD promueve la planificación para el desarrollo que permite identificar la riqueza de un territorio para potenciar los recursos de manera sostenible en beneficio de las personas y para ello se deben sacar a luz la extrema desigualdad la cual no es tarea fácil, si vivimos en un país donde el 2% de la población es dueña del 80% de los recursos del país.

Si tomamos conciencia de la situación actual de la economía de nuestro país, ya no podremos quedarnos sentados sin hacer nada, pues nuestra economía como país centroamericano va a la cabeza: tenemos el 1.º  lugar como país exportador de cardamomo a nivel mundial, así también el 5.º como exportador de azúcar y el 7.º como exportador de café y cabe mencionar que tenemos buena presencia en ganadería, pesca, industria y por supuesto turismo.

Entonces es cuando nos preguntamos, cómo es posible que en un país lleno de riquezas exista una tasa del  49.8% en niños menores de cinco años que sufren de desnutrición crónica, la tasa más alta del continente.

¿Cómo es que puede llegar a este nivel de pobreza?

Para comenzar a atacar el problema del déficit habitacional, es prioridad que los organismos del Estado hagan lo que les corresponde para fomentar el desarrollo de vivienda social, con el fin que cada día haya más guatemaltecos con un techo propio y adecuado, en el cual compartan con sus familias, puedan sentirse seguros y aspirar a mejorar su salud y nivel de vida.

Necesitamos dejar de ser indiferentes e involucrarnos en ser parte del desarrollo, que los recursos que se generan se administren y distribuyan correctamente, de esta forma tendremos una nación más justa, menos pobre y encaminada  hacia el desarrollo.

 

About the Author

Hábitat para la Humanidad Guatemala es una organización sin fines de lucro, la cual facilita el acceso a la vivienda a las familias guatemaltecas.
Construimos viviendas nuevas y realizamos mejoras, brindamos filtros de agua, estufas mejoradas y letrinas.

Related Posts

Gabriela Sosa/ Observaba como la llama bailaba en sus dedos, cuando sentía que las punzadas...

Habíamos comprado tickets de bus para visitar algunos sitios turísticos y espirituales hindús; la...

Han pasado dos años y medio desde la primera manifestación del 2015. Pero luego de esa experiencia...

Leave a Reply