By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

/Axel Ovalle

 

Maldito corazón, latiendo sin sentido.

Angustia que me da armonía.

Ansiedad que me quita la vida.

 

Sigues latiendo, sigues sin parar.

¿Corazón?

Qué corazón, si no tengo;

lo he mandado a volar.

 

¿Qué buscaba?

No lo entiendo.

¿Qué quería?

No recuerdo.

¿Por qué arremetí contra el ser amado?

¿Por qué acabé con los sueños de enamorado?

 

Obstinación pertinente

Absorto, monótono e indiferente,

observo su confesión en el visor luminiscente.

Ansioso, delirante y prepotente

Cierro la conversación de manera urgente.

 

Temas inconclusos,

melodramas fastidiosos.

 

¿Por qué darle importancia a la terquedad reincidente?

¿Acaso no es consciente que mi ser ya no le pertenece?

Related Posts

De a poco el año va llegando a su final, y con él, otra serie de columnas y oportunidades para...

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar el discurso de Mario Vargas Llosa respecto a la...

Me pregunto cómo se están formando los niños y niñas de ahora para poder enfrentar los retos del...

Leave a Reply