By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

Stephanie Burckhard/

 

Amistad

 

Será que si juego Ouija puedo hablar con mi amigo muerto El René.

 

Las brasas de los cigarros eran lo único que se miraba en la oscuridad. Las tres estaban sentadas en la terraza y siguieron calladas. Las amistades son éstas, las de los extensos silencios y las de los temas incómodos. Muerte. El amor qué.

 

Tazas chinas

 

El tipo se asqueó e intentaba caminar hacia nosotras. Le era peor reconocer nuestros rostros por el ácido. ¿Qué podíamos hacer? Era él o nosotras. Ya no soportábamos sus pendejadas. Empezó a temblar. No sabíamos si por el miedo o por sus convulsiones. Incómodo. Cinco segundos después no se movía. Reímos. Metimos los pinceles en las hermosas tazas chinas de la abuela, el rojo parecía acuarela mezclándose con el agua. Me dio un poco de sed. Bebimos el té juntas. Reímos las dos. Lástima que no nos podíamos ver al espejo.

Related Posts

Por: Pablo Arrivillaga Dime, dulce reina De qué constelación vienes Por qué una ciudad inundada...

Durante la última década hemos visto una serie de cambios en el transporte público de la ciudad de...

Wendy Edelmira Samayoa...

Leave a Reply