By Juanfer Pellecer
Posted: Updated:
1 Comment

Juanfer Pellecer / Rincón Urbano

Estábamos alistándonos para salir de mi casa (caminando, por supuesto, porque el tráfico ya no se aguanta), cuando recordé mi primera vez yendo a una noche de los museos. Había ido con mi hermana, mis primos y mi tío. Fue la primera vez que conocí el museo de Historia Nacional y el Museo de la Iglesia de la Merced. Ese día vi unas presentaciones, – con gente disfrazada de fantasmas y todo – caminamos, nos mojamos, nos reímos y aprendimos muchísimo.

No mucha gente conoce la cantidad de museos que la ciudad ofrece, incluyéndome.

Varias veces al año la Municipalidad de Guatemala, organiza una expedición nocturna por los museos de la ciudad; a este evento se le conoce como la “Noche de los Museos”. En lo personal, he ido solamente dos veces y las dos veces ha sido una experiencia memorable. Uno realmente no se imagina las cosas que se pueden aprender yendo a éstos.

En la Noche de los Museos hay una gran cantidad de museos que se pueden visitar, pero en este artículo me estaré enfocando en los que visité.

Casa de la Memoria “Kaji Tulam”

Luego de salir de mi casa, y caminar más o menos unos dos kilómetros hacia la Sexta Avenida, llegamos por fin a la Casa de la Memoria. Es un museo… exótico. Demuestra de una manera artística las experiencias por las que pasaron las personas que vivieron el Conflicto Armado Interno de Guatemala.

Al entrar, instantáneamente logré identificar la misión de este lugar: prestar un homenaje a las víctimas que sufrieron abusos durante esa época y crear consciencia para que no ocurran de nuevo.

Como indica el sitio de la Municipalidad “Es un espacio permanente abierto al público, que comunica y exhibe, con propósito de estudio, educación, construcción, análisis e información de lo acontecido en la historia de Guatemala, formas de vida, hechos, imposiciones y resistencias de quienes habitaron desde tiempos pasados y quienes habitamos estos territorios hasta nuestros días.”

Lo que más me gusta de este museo, es que realmente no mira al conflicto como algo blanco y negro. Izquierda contra derecha. Gobierno contra guerrilla, sino mira más allá: al lado humano de la guerra; la trascendencia cultural que ésta tiene.

El recorrido del museo, está hecho para que se pueda ver de manera cronológica, la historia de Guatemala y de su gente. Se puede ver el sincretismo entre la cultura maya y europea. También hay información sobre la cultura maya: cosas como el significado de los cultivos, de los colores en la ropa que utilizan y los nahuales.

Recomiendo este museo por su importancia histórica, su ubicación céntrica y su estilo artístico; que lo hace destacar de entre la mayoría de museos.

Horario: Lunes a viernes de 8:00 a 13:00 horas y de 14:00 a 17 horas. / Ingreso: Gratuito / Dirección: 6a. Avenida y 3a. Calle, 2-72, Zona 1.

Casa Cultural Q’anil

Al salir de la Casa de la Memoria, preguntamos qué museos quedaban cerca, y nos respondieron que había uno que se llamaba Casa Cultural Q’anil, lo discutimos un momento con mi amigo y decidimos que sería un lugar interesante de visitar.

Preguntamos en dónde era la casa y salimos corriendo para no mojarnos. Protegí mi cámara con todo mi cuerpo y nos echamos en la búsqueda.

Entramos a una casa en una calle oscura, por lo que dudamos si en realidad era ahí. Para nuestra sorpresa, nos acogieron con una sonrisa y el olor a chuchitos y atol.

Al entrar se puede ver instantáneamente, un gran mural que representa la importancia de la educación en Guatemala.

En este museo se exponen los medios de comunicación antiguos, que se usaron en la época de mis abuelos.

Después de ver la exposición un rato, compramos un poco de comida y nos sentamos a escuchar un poco de música ya que había una pequeña banda tocando al estilo de Ishto Juevez y luego decidimos salir, con todo y lluvia a nuestro siguiente destino.

Dirección: 5a. avenida 2-54 zona 1

Museo del Teatro Lux

El Museo del Teatro Lux o Centro Cultural España, es un lugar extraño.

Al entrar, subimos unas gradas y preguntamos si aquí era el museo a lo que una señorita rubia nos respondió que sí. A lo lejos se escuchaba un sonido raro. Seguimos caminando hasta un cuarto con un mural enorme, lleno de colores y simbología que aún no entiendo. Enfrente del mural, estaba parado un hombre barbudo que tenía algo que parecía una máquina de pintura.

Según lo que logré descifrar, él estaba usando las frecuencias que tenía en unas bocinas (era el sonido raro), para que la maquina pintara. Cada vez que el usaba unos botones, el robot cambiaba la manera en la que pintaba.

Luego de tomar un par de fotos, subimos otras escaleras que tenían unos cómics que hacían sátira de la sociedad guatemalteca y llegamos a una exposición de fotografías que mostraban fragmentos de Guatemala. Recuerdo que me parecieron impactantes, especialmente una en la que había un hombre en un bus que acaban de asaltar.

Seguimos a otro cuarto y había una proyección de unas figuras geométricas, parecían de los años 2000. Al salir de ese cuarto nos dirigimos a la biblioteca, en donde había un libro sin título en un estante que parecía tener notas reflexivas de las personas (estaba escrito a mano). El libro hablaba del existencialismo y la naturaleza humana. Ese libro me confundió muchísimo.

Horario: 10:00 a 21:00 horas. / Dirección: 6a. Avenida, 11-02 zona 1.

Fundación G&T Continental

Volvimos al cuarto por el que entramos y le preguntamos a la señorita sobre algún museo que quedara cerca. Ella nos recomendó ir la Fundación G&T Continental. Caminamos un rato por el Paseo la Sexta y llegamos al lugar. Cuando entramos nos llevamos la sorpresa de que había varios músicos en disfraces. Estaban haciendo una obra de Willy Wonka y la Fábrica de Chocolates; eso explicaba por qué había tantos niños en el lugar.

La fundación tenía una gran colección de arte; dos niveles, para ser precisos. En el primer nivel había varias pinturas que representaban escenas en la Antigua, en toda su belleza colonial, y también había pinturas en las que se mostraba la vida rural en Guatemala. Una pintura que me impactó bastante retrataba a una ceremonia religiosa maya en una iglesia católica (más o menos como son las ceremonias en Chichicastenango).

Otro dato interesante es que todas las obras que había en el museo se podían comprar. Vi pinturas desde Q300 hasta Q50,000. Al terminar de ver todas las pinturas y las obras, bajamos las gradas (casi me caigo) y salimos de nuevo a la calle. Todavía faltaba mucho por explorar.

Horario: Lunes a viernes de 9:00 a 13:00 y de 14:00 a 16:00 horas. / Ingreso: Gratuito. / Dirección: 5a. Avenida 12-38, Zona 1.

Conclusión

Mientras escribo este artículo, me di cuenta que ya tiene más de mil palabras y me faltan muchos museos por cubrir, así que decidí que voy a dividirlo en dos. Así como el de la zona uno.

Sin embargo, quiero enfatizar que Guatemala tiene cultura de museos y me asombró la cantidad de gente que los visitaba. Había niños, jóvenes, ancianos, de todo. Así que te insto, querido lector, a que te animes a participar en la noche de museos. A aprender más sobre el arte, la cultura y la historia de Guatemala.

¡Los dejo con esto y los espero a la próxima para ver los museos que aún nos faltan!

Related Posts

De a poco el año va llegando a su final, y con él, otra serie de columnas y oportunidades para...

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar el discurso de Mario Vargas Llosa respecto a la...

Me pregunto cómo se están formando los niños y niñas de ahora para poder enfrentar los retos del...

One Comment
 
  1. Pingback: ARTE, NOCHE y MUSEOS (parte dos)

Leave a Reply