Luis Esteban Quel García/ —¿Qué esperas de mí? – dijo el niño descalzo acostado en la hierba bajo la sombra de un enorme árbol e intentando atrapar con sus manos una mariposa. Corrió alegre debajo de aquella mañana soleada. —Sólo quiero correr por el monte, curiosear entre la hierba, jugar con mis amigos, subir al...

Mónica Beltethón / Rincón Literario / Ella iba a ser todo lo que yo alguna vez soñé ser… iba a representarme, a ser mejor que yo, iba a ser perfecta… Seríamos dobles, gemelas, quizá… seríamos inseparables, como dos hermanas de la misma madre, que nunca se conocieron, pero siempre se apoyaron. Ibas a ser mi álter ego, la...

Francisco Juárez Ese día nos sentamos a la mesa. Lita (así llamo a mi abuela), nos trajo unas tostadas de guacamol y salsa. El café recién hervido humeaba nuestras narices. Llovía, así que permanecimos largo rato a la mesa. —Ayer fui a la manifestación —le dije al abuelo. Abrió los ojos y se acomodó los gruesos...

Lenina García / Rincón Literario / Al dar sus primeros pasos por la iglesia y notar el altar central vacío, el sacristán tomó con fuerza el crucifijo que llevaba suspendido en el pecho, con las manos temblorosas y en voz baja murmuró: -Se la robaron. Era la imagen de “Nuestra Señora de las Angustias”, tallada en la...

Haruki Murakami / Rincón Literario / Al cerrar los ojos percibí el olor del viento. Un airecillo de mayo con turgencias afrutadas. Ahí estaba la piel, y la pulpa, blanda y jugosa, y las semillas. La fruta reventó en el aire y las semillas, convertidas en una nube de blandos perdigones, dieron contra mi brazo desnudo....

Mario Valdizón. 2015 / – ¡A la gran pushica! Vos, Ronald ¿Estás bien?- Expresó Juanito, con su típica expresión de preocupado, pero más que preocupado, de ahuevado. La jugada había sido sustancialmente rápida. La sacó Pepe de la portería, a la derecha estaba Catracho, luego, Catracho la pasó al centro y la tomó...

Siempre me he preguntado por qué me atrae tanto la literatura de ficción. Por qué puedo pasar horas prendido de un libro, avanzando, palabra a palabra, por la vida de un personaje que me parece memorable. He sentido regocijo y tristeza. Asombro y ternura. Odio y desilusión. En suma, muchas páginas por las que he...

Leonid Andreiev   V Y hete aquí que hubo de llamar a Lázaro a su palacio, el propio divino Augusto. Vistieron suntuosamente a Lázaro, con solemnes atavíos nupciales, como si el tiempo los legitimase y hasta el fin de sus días hubiese de seguir siendo el navío de una novia ignorada. Parecía como si a un viejo y...

José Castillo Bermúdez y Samuel Pérez Álvarez/ Apuntes de una discusión El asesinato de monseñor Juan Gerardi el 26 de abril de 1998, es considerado el primer crimen político del posconflicto. Un crimen político en todas sus dimensiones que, 16 años después, aún despierta pasiones entre los guatemaltecos.  En su...

Leonid Andreiev / Rincón Literario / Por aquel tiempo había en Roma un escultor famoso. Del barro, el mármol y el bronce creaba cuerpos de dioses y hombres y era tal su divina belleza que todos la reputaban sin igual. Él, sin embargo, no estaba satisfecho de sus obras y afirmaba que aún había algo más bello que no...