Porque entre tanta posibilidades que pudieron existir bastó solo una para que te quedaras en mí, completa e inamovible, y solo así puedo escribirte como una clase de rutina de quien se mete a tratar de olvidarte; imposible pero cierto, pero no es cuestión de costumbre y se siente mejor si lo contamos como una...

 Por: Cris Figueroa A veces me pregunto, ¿Qué tan parecidos seremos con los árboles? si nuestra perfección, ¿Es hermosa como la de ellos? con sus grietas, sus insectos y sus hojas secas que caen despacio. No hay nada más refrescante que un árbol secándose después de la lluvia. Quizá, viéndolo así, sí somos perfectos.

/Pablo Arrivillaga A veces te quiero. A veces deseo que vengas y me secuestres, Que me lleves contigo y de todo me alejes, Que me consumas con tu calurosa sombra, Que me lleves a tu casa y me recibas con roja alfombra. A veces te añoro, Quiero que me des la libertad por la que tanto lloro, Que emprendamos un viaje tan...

Se sentó con la página en blanco en frente. Hace tiempo que no veía danzar a las palabras. De adolescente las veía a diario, incluso en los momentos menos oportunos: en clase, en el autobús, durante la cena, viendo una película, en la ducha, incluso en una examen de matemáticas en el que su cerebro se rindió a las...

Sigo corriendo pensando que en mí no existe temor Pero cada mañana oro porque Dios guarde tu camino Y aleje de mí el día en que ya no puedas estar conmigo Esa es mi plegaria, ese se ha vuelto mi más grande fervor   Y aunque me repiten que sin miedo no existiría el valor O que las cosas suceden por una razón o...

Latente en mis sueños estás, aferrado a mí como un deseo. Si tuviese alas, volaría y te diría: “encontrémonos en la cima”, para que descubrieses el cielo que te he regalado. Por el resto de los días, el cielo sería tuyo.   Ahora solo ansío a tu lado estar, deleitándome con soñar.

/Marjorie González Relatos de mi tiempo sin ti Muchas veces siento como el piso se mueve, así como en el cielo; en mis ojos llueve, por momentos parece que el dolor no va a cesar, que nadie mi condición logrará apreciar, como si mis manos estuvieran condenadas a jamás tocar tu piel, como si pensar en tus labios fuera...

Axel Ovalle/   Maldita Maldita tú que con tu belleza, que con tus labios, que con tus ojos has engendrado en mí el deseo. Un deseo tortuoso, lleno de inseguridades, de melancolías. Un deseo de buscar refugio, simpatía en otros brazos, calor en otra cama. Maldita. Maldita tú. Maldita infidelidad.   Verdad El delirio de...

Pablo Maza/ Para que tú puedas volar mucho más lejos; podría arrancar de mi cuerpo mis brazos. Si todo gira en demostrarte que te amo; para no truncar tu camino, tan complejo, caminaría en otra dirección sin descanso, culparía ante un espejo, al que ha perdido y fracasado.   Si no demostrase cuánto es que te...

Stephanie Burckhard/   Amistad   Será que si juego Ouija puedo hablar con mi amigo muerto El René.   Las brasas de los cigarros eran lo único que se miraba en la oscuridad. Las tres estaban sentadas en la terraza y siguieron calladas. Las amistades son éstas, las de los extensos silencios y las de los temas incómodos....