By Brújula
Posted: Updated:
2 Comments

Lenina García / Opinión

“Estudiantes, en sonora carcajada porrumpid ja, ja”

Algo cambia en nuestras vidas cuando ingresamos a la USAC. Después de finalizar el diversificado, utilizar uniforme, seguir una rutina, estar en la universidad otorga una sensación de libertad. De caminar por los jardines anchos, observar murales que ilustran la historia de nuestro país, escuchar a uno que otro profesor hablar de los problemas nacionales y encontrar amigos con quienes compartir una carrera, es algo maravilloso.

Pero más de alguno de nosotros también ha vivido una especie de desencanto, cuando nos damos cuenta que la universidad está repleta de contradicciones. Que tan solo un 2% de la población guatemalteca tiene acceso a la educación superior, que muchos cursos que recibimos están desactualizados y que la universidad, al igual que el país nos ve como un código de barras, pero no como seres humanos.

Y es allí donde florece un espíritu rebelde. Donde nos damos cuenta que no basta con quedarnos sentados en un escritorio escuchando una clase y que es necesario ir más allá.

Y ¿qué instrumentos tenemos los estudiantes para rebelarnos, que son innatos a nuestro tiempo? La risa, el ingenio y la amistad.

No nos lo tientes ¡Aquí está tu son Chabela!

En el año de 1898, durante el gobierno de Manuel Estrada Cabrera, un grupo de estudiantes de la USAC, de la Facultad de Medicina y Derecho dieron vida a la “Huelga de Dolores”, como un gesto de rebelión contra la dictadura, que estuvo en el poder durante 22 años. La nombraron así, por celebrarse un “Viernes de Dolores”, previo a la Semana Santa. En ese mismo año también nacen los periódicos: “Vos dirés” y el “No nos tientes”, como medios de denuncia y sátira de la política nacional.

En 1921, nace otro símbolo inmortal para la Huelga de Dolores: “La Chabela”, cuyo autor fue el estudiante de Medicina: Hernán Martínez Sobral, quien encabezó el desfile bufo con un cartelón que decía: “No nos lo tientes, aquí está tu Son Chabela”.

Por si fuera poco, en 1922 nace el canto de guerra de los estudiantes universitarios. Reunidos en la Facultad de Derecho, dan vida a la “Chalana”, término que proviene de “Chalán”, que según la Real Academia Española significa: “el que trata con caballos u otras bestias”. Cualquier parecido con la política nacional, es pura coincidencia. Entre los autores de la Chalana, se encuentran, Miguel Ángel Asturias (Premio Nobel de Literatura 1967), José Luis Balcarcel, Alfredo Valle Calvo y David Vela; y el maestro José Castañeda le dio música.

De esta manera surge la más antigua manifestación artística y política de las y los estudiantes sancarlistas.

Aunque en palabras de David Pinto, “la Huelga de Dolores nace desde que existe el espíritu de carnaval en el mundo, lo cual significa imaginarnos celebraciones antiquísimas para trastocar el tiempo y transformarlo en juerga”. Además, expone que:

“La clave de la Huelga como carnaval es el mundo al revés, porque los de abajo se colocan arriba y los que siempre han estado atrás de la sociedad, aparecen adelante”.

“Reid de los liberales y de los conservadores, reid de los liberales y de los conservadores…”

Si han pasado 120 años desde la fundación de la Huelga,

¿Por qué ser huelgueros?

Porque así como los estudiantes enfrentaron la dictadura de Cabrera en 1898, nosotros nos enfrentamos ahora a nuevas dictaduras: la de una clase política y económica que mantiene a la mayor parte de la población condenada a la pobreza, a la falta de servicios básicos y a la debilitación de las instituciones del Estado, incluyendo la USAC.

¿Por qué ser huelgueros?

Porque en un país donde cada día se violan los derechos fundamentales de la población, declararse en “Huelga” es una actitud necesaria.

¿Por qué ser huelgueros?

Para reivindicar la esencia de la Huelga y no permitir que ensucien su nombre para lucrar o promover una cultura de violencia.

Y porque la risa es un gesto revolucionario, ante el cinismo de los políticos,

Y porque la risa, genera alegría, amistad.

Y la amistad puede generar organización.

Fuentes:
Pinto Díaz, David. Ensayo: “La huelga burlona”, Ganador del Primer Premio del Concurso de Ensayo sobre los 100 años de la Huelga de Dolores, convocado por la Dirección General de Extensión Universitaria de la Universidad de San Carlos, febrero de 1998.
Barnoya, José. “Historia de la Huelga de Dolores”. Editorial Universitaria. USAC. 1987.
About the Author
Related Posts

/Marjorie González Relatos de mi tiempo sin ti Muchas veces siento como el piso se mueve, así como...

Fátima Rodríguez/ Recuerdo de niña haber escuchado a Facundo Cabral en uno de sus grandes monólogos...

Guatemala tiene un gran problema llamado tráfico. Todos somos parte del problema, todos hacemos...

2 Comments
 
  1. Manuel Villeda / 04/03/2018 at 20:09 /Responder

    Solo como comentario en 1898 fue el primer año del gobierno de Estrada Cabrera y si bien en abril de ese mismo año se emitió un boletín en el cual se manifestaba la intención de realizar una huelga no fue por la dictadura de 22 años de Estrada Cabrera ya que esta termino en 1920 que fueron los años en que se creo a la Chalana. Solo creo que era importante resaltarlo ya que existió mayor libertad de expresión al principio de su dictadura que en los finales de la misma.

    El conocimiento colectivo nos hace crecer, gracias y paz.

  2. Teresa Aguilar / 23/03/2018 at 14:19 /Responder

    ¿Qué ha hecho Lenina, que son más quienes la repudian que quienes la apoyan? ¿qué tántas mentiras dicen que ha dicho?
    ¿Por qué la vinculan con Dionisio Gutierrez?

Leave a Reply