By Auxiliares de Investigación
Posted: Updated:
0 Comments

Alejandra Cruz Bolaños/

¿Consideran ustedes que la investigación es importante en nuestras vidas? 

En algún curso de mi carrera escuché que la investigación es importante, pero no aprendí su importancia hasta integrarme al equipo de alumnos auxiliares de investigación en el Instituto de Investigación y Proyección de sobre Medio Ambiente y Sociedad (Iarna). Si ustedes también dudan sobre por qué la investigación es importante en nuestras vidas, aquí hay un caso concreto sobre uno de mis temas de investigación:

La disponibilidad del agua en cantidad y calidad es imprescindible para el desarrollo económico y social, así como para la sostenibilidad de un país. En Guatemala, se ha comprobado que menos de la cuarta parte de la oferta total de agua del subsistema natural puede satisfacer las necesidades del país. Sin embargo, este dato no es suficiente para explicar la situación actual del agua en el territorio.

A pesar de la abundancia relativa de agua, al menos 3 millones de personas no poseen el servicio de agua potable. El recurso hídrico superficial se encuentra altamente contaminado, ya que el 95% de las aguas residuales del país son descargadas sin recibir tratamiento. Solo el 39% de las tierras con potencial de captación y regulación hidrológica mantienen su cobertura forestal. Y considerando el escenario de emisiones de GEI A2 del IPCC, se espera una disminución en la oferta hídrica del país para los próximos años.

La problemática del agua se exacerba por la inexistente normativa para su gestión y la falta de instituciones dedicadas a realizar dicha tarea.

Además, la actual expansión urbana y el crecimiento de poblados traen otros desafíos para la sostenibilidad del recurso hídrico, ya que causan el incremento del consumo de agua y la producción de aguas servidas. Como prueba de ello, la zona metropolitana tiene un problema serio por la explotación de acuíferos sin control y la contaminación de sus principales ríos (río Las Vacas y río Villalobos). Dentro de los límites de la zona metropolitana, sin importar el proveedor, la localización o el estrato socioeconómico, en algún momento se ha padecido por falta de agua o por la mala calidad de la misma.

Por consiguiente, las instituciones correspondientes deben de prepararse y tomar las decisiones más pertinentes para gestionar de forma sostenible los recursos hídricos del país. Pero, ¿cómo prepararse? ¿Cómo saber qué decisiones tomar?

Es aquí en donde la investigación tiene un papel crucial.

La investigación tiene el importante rol de dar respuesta a esas y más preguntas. Dentro de la problemática del agua, la investigación puede resolver dudas cómo: ¿Qué otras opciones existen aparte de los pozos de extracción? ¿Cómo asegurar la provisión de agua? ¿Cómo complementar las iniciativas de reforestación? ¿Cómo mejorar el tratamiento de aguas residuales? ¿Qué leyes y políticas requiere la gestión del recurso hídrico? ¿Son eficientes los esfuerzos actuales? ¿Qué más podemos hacer?

Si no se realiza un estudio previo y un análisis fundamentado, cualquier opinión, proyecto o plan, son como palabras sin sentido ni dirección. Los errores incrementan, la credibilidad disminuye y la eficiencia se compromete. Lamentablemente, aunque ya existen luces de investigación en esta problemática, en general, el país aún carece de una cultura de investigación consciente y responsable, que aporte bases técnicas para la gestión de los recursos naturales.

Debemos aprender a investigar, a analizar y a argumentar. Debemos tomar consciencia y actuar para cambiar la situación de los recursos hídricos y la realidad del país. Porque actuar para cambiar la realidad, aunque sea con acciones pequeñas, demuestra que la realidad es transformable. Si queremos mejorar la situación del agua en el país, empecemos por acciones individuales; tomar duchas rápidas, cerrar los grifos, reducir la producción de desechos, evitar usar pajillas y plásticos, reciclar, recaudar agua de lluvia. Pero no olvidemos que aún hay acciones colectivas pendientes: crear una normativa pertinente, planificar el territorio, reforestar, tratar las aguas residuales, educar, informar e investigar.

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” (Eduardo Galeano), y la investigación es inseparable del cambio. Es ahí en donde considero que radica su importancia.

Related Posts

/Marjorie González Relatos de mi tiempo sin ti Muchas veces siento como el piso se mueve, así como...

Fátima Rodríguez/ Recuerdo de niña haber escuchado a Facundo Cabral en uno de sus grandes monólogos...

Guatemala tiene un gran problema llamado tráfico. Todos somos parte del problema, todos hacemos...

Leave a Reply