By Maripaz Estrada
Posted: Updated:
0 Comments

¿Cómo sería tu vida si hoy no tuvieras la oportunidad de estudiar, de dar tu opinión y defender tu punto de vista?  ¿Te has imaginado cómo sería si todo el tiempo otra persona eligiera por ti, te dijera como vestirte, cómo actuar y hasta con quién hablar o con quién no?

¿No te parecería que la vida sería muy monótona, sórdida, triste e injusta? Aunque no lo creas hasta hace menos de un siglo la vida de la mayoría de las mujeres era así.

Y lastimosamente en estas casi dos décadas del siglo XXI muchas aún siguen estando esclavizadas a las ideologías y prácticas “morales” de cada sociedad.

Hoy 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha marcada en el calendario mundial para conmemorar más de los noventa años de lucha de un sinnúmero de mujeres de siete continentes que han sido divididas por grandes brechas culturales, lingüísticas y étnicas; pero unidas por el mismo sentimiento de lucha en pro de la igualdad y justicia. Una lucha que va en contra de los ideales opresores, los prejuicios y estigmas, y que está orientada para combatir las injusticias y los conflictos.

Tristemente vivimos en una sociedad consumista, en donde más es mejor; en la que la educación de calidad es solo para una minoría y con demasiados estereotipos que dan la idea equívoca de los roles de cada persona como miembro de una sociedad.  Una cultura que en pleno inicio del tercer milenio aún tilda a las mujeres como seres inferiores, ignorantes y con falta de capacidades en comparación con los hombres.

En estos tiempos solo recordamos a supuestos “íconos feministas” por el simple hecho que están de moda. Pero nos olvidamos de reconocer el valor y el sacrificio de las verdaderas heroínas, que un día se decidieron por ser diferentes, empoderarse y valorizarse. Mujeres valientes que han cambiado el rumbo de la historia con su audacia, compromiso, valentía y con un corazón apasionado por la libertad.

El día de hoy las mujeres estamos en el lugar que nos encontramos no solo por nosotras mismas, sino también por la historia que nos antecede.

La desigualdad en el mundo es una enfermedad que nos afecta a todos. Por lo que hoy te hago una invitación para que esta lucha no sea relegada a unas cuantas mujeres, sino que se vuelva un compromiso de todos.  Te invito a que encuentres amor, y no necesariamente en una pareja; que sea amor a la ciencia, al arte, la literatura, la música, el fútbol y hasta los comics y videojuegos… amor a tíi misma. Que no te de miedo expresar quién eres y que no permitas que se apague tu voz, porque de ser así el esfuerzo de todas aquellas mujeres sería en vano. Espero que la vida te sonría y que al final del día puedas sentirte satisfecha que haz hecho lo que estaba en tus manos para hacer el bien y ser feliz.

Este día es para rememorar y celebrar el esfuerzo de mujeres que como tú y yo estaban inconformes con el proceder de la sociedad. Por tanto, arriesgaron y perdieron la vida a lo largo de la historia para pelear por su participación en la vida política, económica, social y científica de su país en pie de la igualdad con el hombre. ¿Entonces, estás tú dispuesta a continuar con esta lucha para que un día podamos vivir en un mundo más humanista e incluyente?

Related Posts

En reiteradas ocasiones he manifestado en este espacio que las personas que forman la opinión...

 Por: Cris Figueroa A veces me pregunto, ¿Qué tan parecidos seremos con los árboles? si nuestra...

Pasando lentamente el tiempo y transcurriendo los kilómetros se acerca al departamento de...

Leave a Reply