By Asociaciones Estudiantiles URL
Posted: Updated:
1 Comment

Diego Roberto Orantes/ Asociación de Estudiantes de Arquitectura y Diseño/

La Universidad Rafael Landívar, es una casa de estudios que inició su primer ciclo en el año 1962. Actualmente cuenta con nueve facultades y un aproximado de 28,000 estudiantes. Cuando la universidad fue construida, en Guatemala no había una cultura de accesibilidad universal, que consiste en el fácil uso de un objeto o acceso de cualquier persona a un lugar, independientemente de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas.

Por lo cual, el diseño inicial de la URL no contaba con los espacios para que personas con alguna discapacidad pudieran acceder a los edificios.

Con el pasar de los años se han ido agregando rampas en los alrededores de la universidad y en ingresos principales, pero ¿es justo para una persona en silla de ruedas tener que rodear toda la universidad para poder ir de su clase a la cafetería? En general, como país no tenemos la cultura de accesibilidad, pero si los estudiantes somos el futuro de este país deberíamos trabajar para que nuestra casa de estudios  involucre a todos sin importar la condición física. Es necesario que como sociedad no discriminemos a las personas con discapacidad y el simple hecho que alguien no pueda ingresar a un lugar por su condición es discriminarlo. Para el resto de las personas los obstáculos en el camino son solo un paso más, pero para las personas discapacitadas estos obstáculos se pueden convertir en una forma de exclusión, ya sea un módulo de gradas donde no exista una rampa, un camino que esté obstruido, un piso desigual o cualquier obstáculo del camino.

Los error de accesibilidad en la universidad no son causa del personal administrativo o docente, ni siquiera de quienes la diseñaron y construyeron hace más de 50 años, sino que es culpa de la falta de cultura de la Guatemala del siglo pasado. Para cambiar esto y formar a los guatemaltecos con esta cultura de accesibilidad es necesario que los espacios que frecuentemos cuenten con los debidos espacios para el paso de cualquier persona. No solo dentro de la universidad, sino también en centros comerciales, transportes públicos, instituciones del gobierno y hasta en las aceras de las calles.

La accesibilidad es un derechos que todas las personas poseemos de poder ingresar, movilizarse y permanecer en un espacio de forma confortable y segura.

Personas con ceguera, con alguna malformación, sin alguna extremidad son quienes menos gozan de este derecho. Para lograr que la accesibilidad sea óptima estas personas deben desarrollar las mismas actividades que realizan las personas sin ningún tipo de discapacidad con la misma facilidad.

Como sociedad debemos dejar de lado cualquier tipo de discriminación, incluir a todas las personas y formar juntos una mejor Guatemala. Demostrarle a las generaciones pasadas que el futuro de nuestro país está en buenas manos y que una Guatemala accesible es una Guatemala mejor.

Related Posts

De a poco el año va llegando a su final, y con él, otra serie de columnas y oportunidades para...

Se acaba el 2018, lo que muchos ven como capítulos, páginas u otras metáforas para representar un...

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar el discurso de Mario Vargas Llosa respecto a la...

One Comment
 
  1. Josué Rivas / 12/04/2018 at 21:18 /Responder

    La idea está excelente, plasma una realidad latente.

    Aunque el título está demasiado largo, además de que no tienen tiene relación con el resto del artículo.

    Hay que practicar más escritura para ordenar mejor las ideas. 👍🏼

Leave a Reply