By Auxiliares de Investigación
Posted: Updated:
0 Comments

Diana Coloma/ Auxiliar del Institución de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (IARNA)

 

Comenzaré esta columna con el dicho que mi papá siempre me recuerda: “Sí no es para vos, aunque te pongas enfrente y sí es para vos, aunque te quites”. Nunca le había prestado atención a esta frase hasta que entré al programa de Alumnos Auxiliares de Investigación y tuve la oportunidad de ser parte del equipo del Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (IARNA). Lo considero un golpe de suerte del cual siempre estaré agradecida con la vida.

Una de mis primeras experiencias en el IARNA fue una gira de una semana a Quiche y a Huehuetenango.

Estaba nerviosa, pero con ganas de experimentar algo nuevo para mí y en efecto, fue un viaje en el que encontré a grandes personas a las cuales hoy puedo llamar amigos. Conocí los diferentes tipos de riegos, como el hecho que si no  se tiene un cuidado especial con las medidas a tiempo,  la cosecha puede enfermar y perderse. También canté Nothing Compares 2U de Sinéad O’Connor a todo pulmón mientras admiraba el paisaje detrás de la ventana del carro. Pero sobre  todo, algo que me dejó con inquietud, fue una visita a una pequeña parcela de ejote francés.

Me encontraba quitándome el lodo de mis tenis cuando el dueño de la parcela se acercó a mí  y me dijo  “Aquí no es como en la capital, que todo está limpio”. Esas palabras me hicieron reflexionar por un momento sobre la idea errónea que tienen que en la Capital no vivimos en suciedad, sin saber que este mal es parejo en todo nuestro país, sin perdonar lugar ni tiempo.

De esto aprendí que Guatemala necesita tanto de nosotros y necesita que nuestras palabras y metas las llevemos a las acciones. Y así, poco a poco ir incidiendo para que las diferentes clases sociales se involucren y todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades para un mejor futuro.

En el penúltimo día del viaje los ingenieros a quienes estaba apoyando tuvieron una reunión con las personas encargadas del proyecto y los supervisores. Yo era la única mujer.

Por lo que también aprendí que los espacios en la sociedad se ganan y a veces en desigualdad de oportunidades. Sé muy bien que no todas las mujeres tienen las mismas posibilidades de hacer y de hablar, por lo que las que sí lo tenemos, debemos buscar nuevos espacios para que  otras mujeres tengan esas mismas oportunidades.

Para mi, ser estudiante auxiliar en el IARNA significa un reto grande, ya que como estudiante de Ciencia Política los temas ambientales nunca fueron relevantes en mis temas de estudio, pero de esta nueva experiencia espero enriquecer mis conocimientos en el aspecto personal y profesional.

Related Posts

Literactivismo, es un espacio de encuentro y discusión creado por Lectores Chapines y JusticiaYa...

La demanda de trabajo crece pero eso no refleja un crecimiento económico ni para las familias, ni...

La libertad de expresión es un derecho que tenemos todos los guatemaltecos garantizado por el...

Leave a Reply