By José Andrés Franco
Posted: Updated:
0 Comments

No es ninguna novedad  que las elecciones del 2015 se desarrollaron en condiciones distintas a las anteriores. Los casos de corrupción y las constantes protestas lograron priorizar temas en el proceso electoral, que continúan vigentes.

Ademas no es novedad que el interés de muchas personas sobre la situación política del país, también a disminuido.

Con la montaña rusa que caracteriza la situación política del país, a veces es difícil estar pendiente de lo que sucede. Un día parece que todo se va a acabar y al siguiente pareciera que no ha “pasado nada”.

Las  personas buscan estar informadas sobre lo que sucede, pero en muchas ocasiones sin entenderlo, debido a las presiones de mediano o largo plazo, en su vida  cotidiana.

Y es que hoy las personas pueden estar saturadas de mucha información, que sin embargo, les provee de pocos elementos para formarse una “opinión crítica”. Me refiero a que hay muchas fuentes de información que reportan lo que sucede, pero que se quedan cortas cuando se trata de explicar la relevancia de los acontecimientos, o están más enfocados en manipular la opinión a su conveniencia.

Por lo tanto la desinformación y las “fake news”, están a la orden del día, y lo peor de todo es que se vuelven virales en cuestión de horas.

Entre todo esta confusión de información, es fácil perder el interés, aumenta la desconfianza y se tiene la percepción de que nada esta cambiando.  Es una situación preocupante debido todo lo que nos espera el otro año y la necesidad de información veraz que permita realizar un voto informado y consciente.

Es por ello que tanto los medios de comunicación, como las distintas organizaciones que se dedican a informar, tienen el reto pero a su vez el compromiso de brindar información objetiva, que no venda una posición política, sino que provea   elementos de opinión para una participación bien informada.

Estaremos frente a una coyuntura en la que la ciudadanía necesitará información veraz, por lo que es un compromiso dar a conocer los hechos con honestidad. Así como hay personas que les gusta manipular a la gente siendo “honestos” y con la verdad”, es nuestro compromiso informar a las personas sobre los hechos.

Las personas aprecian cuando se les habla con la verdad. Saben valorar cuando alguien no se aprovecha de lo que no saben, con el fin de hacerlos marionetas de una causa.

Es necesario explicar e informar, de forma que todos puedan entender. Porque cuando la información es verídica es de todos y para todos.

Es casi seguro de que la desinformación será una de las mejores herramientas para la próxima elección y es deber de los que tienen acceso a mejores datos el poderlos compartir y de esta forma, combatir dicha desinformación.

Vivimos en los mejores y en los peores tiempos para la comunicación. Si tenemos la ética y el compromiso de construir un país diferente, tenemos que aprovechar las herramientas que ya están usando en nuestra contra.

 

About the Author

Estudiante de la Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad Rafael Landivar, me considero inesperadamente diferente y no me gustan las limitaciones que evitan expresarnos. Me gusta vivir para aprender y aprender para vivir.

Related Posts

De a poco el año va llegando a su final, y con él, otra serie de columnas y oportunidades para...

Se acaba el 2018, lo que muchos ven como capítulos, páginas u otras metáforas para representar un...

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar el discurso de Mario Vargas Llosa respecto a la...

Leave a Reply