By Isa Contreras
Posted: Updated:
0 Comments

“La educación científica de los jóvenes es al menos tan importante, quizá incluso más, que la propia investigación”. Glenn Theodore Seaborg

 

Un libro es el barco que lleva a la mente a nuevos horizontes. Es por medio del lenguaje y la palabra escrita que el ser humano se ha convertido en un ser con pensamiento crítico. Fue en el primer año de carrera que descubrí que la literatura va de la mano con un proceso de investigación. No se pueden generar nuevas ideas sin tener conocimiento sobre las que vinieron antes. Para crear algo nuevo, es necesario estudiar, leer, sintetizar y analizar. Así es como se forman nuevas teorías, se generan pensamientos únicos y se crea un pensamiento crítico en la sociedad.

La investigación me ha llamado la atención desde hace varios años, por lo que para mi tesis de grado exploraré las aguas de la investigación documental. Más que entrar en detalle sobre este tipo de investigación, quiero dirigir mi atención a la falta de interés y educación que se tiene Guatemala en este aspecto. De acuerdo con el artículo de Samuel Reyes:

“Guatemala invierte el 0.029% de su PIB en actividades de investigación y desarrollo, 14 veces menos que el promedio de inversión de los países de África Subsahariana, 25 veces menos que el promedio de América Latina y el Caribe, 85 veces menos que el promedio de Europa Occidental y casi 200 veces menos que la república de Corea o Israel.” Simplemente no existen recursos ni apoyo para generar e innovar en el ámbito científico en nuestro país.     

Guatemala necesita más jóvenes que se interesen por la investigación y creación de conocimiento. Explorar los temas sociales, económicos, políticos y psicológicos que afectan y aplican a nuestro país específicamente es necesario para el desarrollo de Guatemala. La investigación no solo genera datos, sino despierta curiosidad y sed de conocimiento. Países desarrollados dedican una gran parte de su presupuesto en educación superior para generar y construir data, lo cual los ayuda a identificar y resolver problemas de toda índole.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de investigar en diversos temas que se relacionan a nuestras carreras profesionales y trabajos.

Es por esto que he decidido retarme a mí misma y hacer un ejercicio de análisis crítico en un tema en específico, basándome en la teoría que otros han creado, y aplicarlo a la realidad guatemalteca. De esta forma podemos comenzar a crear datos reales aplicados a Guatemala y proponer soluciones a los conflictos que nos acechan.

Related Posts

Las encrucijadas de la vida son las que le dan un toque más colorido a los fragmentos que nos...

Guatemala ocupa el sexto lugar de desnutrición crónica a nivel mundial y presenta la mayor...

 Mi novia Brenda y yo nos conocimos en la universidad gracias a unos amigos. Brenda es una mujer...

Leave a Reply