By Axel Ovalle
Posted: Updated:
0 Comments

A pesar que mi cuaderno esté lleno de apuntes, que las tareas individuales y los trabajos en grupo estén entregados a tiempo, nada me aterra más que el día que llegan los primeros parciales. Me tiembla el alma cuando veo a las personas estudiar en el pasillo. ¿Cuándo mencionaron ese tema? Al recibir la hoja con las preguntas, me quedo completamente en blanco, bloqueado. Por más que gire la vista por todos lados, me quedo incapaz de responder a lo que me sabía la noche anterior. ¿Dónde estás iluminación divina?

Los parciales hacen que me den unos nervios extremos y ansiedad. Sé que cuando una persona está bajo estrés, su cuerpo libera una hormona llamada adrenalina, que la prepara para reaccionar ante el peligro. ¡En peligro nuestras calificaciones y el semestre! La ansiedad consigue que se nos haga un nudo en la garganta, se revuelva la refa en nuestro estómago, nos duela la tripa y tengamos un dolor de cabeza tensional. A algunas personas les tiemblan y/o les sudan las manos, y el corazón les late más deprisa de lo normal mientras esperan a que les repartan su hoja de preguntas. Una vez vi como un alumno se desmayó al escuchar la palabra “P A R C I A L”.

Es tal el estrés que se vive por los parciales que opté por preguntarle a mis compañeros qué hacían ellos para verse tan relajados ante una prueba como esa. Entre los consejos que recibí para ya no colapsar en los parciales, me recomendaron poner en práctica el enfocar mi mente en cosas positivas, en vez de reaccionar ante el estrés amedrentándote, lamentándote o quejándote. Después de todo, nadie se estresa con pensamientos sobre lo bien que le va a ir en una prueba como esas.

Los hábitos y una buena técnica de estudio son importantes; el estudio acelerado la noche antes del examen no permite que tengamos la comprensión necesaria, contrario al invertir tiempo en una materia al estudiarla con regularidad. Por lo que prepararme semanas antes del parcial evitará que colapse mi sistema nervioso.

Los ejercicios de respiración son otra excelente técnica que funciona para controlar las pulsaciones aceleradas y se consigue fácilmente el relajarse. Así que podría practicar un poco de yoga en el receso o recitar unos cuantos mantras en lo que ingresa le catedrático.

Sé que todo requiere tiempo y práctica, y aprender a superar la ansiedad ante los parciales no es diferente. Aunque no es algo que vaya a desparecer de la noche a la mañana, el hecho de afrontar y aprender a controlar este tipo emociones en crisis es de ayuda para aplicarlo ante cualquier situación.

About the Author

Querido alguien: No sé cómo te llamas ni dónde paseas tus tristeza, pero sé que algún día me encontrarás.

Estudiante de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rafael Landívar. Escritor Incauto, poeta, prisionero y fiel.

Related Posts

Las encrucijadas de la vida son las que le dan un toque más colorido a los fragmentos que nos...

Guatemala ocupa el sexto lugar de desnutrición crónica a nivel mundial y presenta la mayor...

 Mi novia Brenda y yo nos conocimos en la universidad gracias a unos amigos. Brenda es una mujer...

Leave a Reply