By Alexander López
Posted: Updated:
0 Comments

La experiencia exponencialmente no es la misma que la caravana de los centroamericanos hacia los Estados Unidos, no he tenido que sufrir el acoso, el hambre, el miedo al peligro, la tristeza de dejar todo y el deseo de incluso morir por desear un futuro mejor.

Mi mamá en una llamada me decía: reza por los migrantes de la caravana porque van muchos niños y niñas (incluso solos y solas), ancianos y ancianas, mujeres con bebés, etc. Y yo decía: pero, ¿qué más puedo hacer? ¿eso no solucionará el fenómeno migratorio de nuestros países? Además, si fuese así, rezaría porque detuviera la corrupción del sistema que nos gobierna, uno de los verdaderos causantes de estos movimientos humanos en búsqueda de un “bienestar”.

Lo cierto es que, además, las causas de los movimientos son justas y entendibles para quienes tienen empatía y sentido común: la violencia y el miedo (que no son un chiste), la falta de oportunidades, la falta de accesibilidad y una cultura de educación, la violencia de género, la homofobia, entre tantas más.

Soy de los primeros en defender las causas de los migrantes para irse de sus países porque en cuanto a mi experiencia, estudios, testimonios y otros recursos, los migrantes no necesariamente piden vivir en otro país para dejar atrás su historia y lo que les pertenece. Al contrario, quieren quedarse, pero la situación colapsada no soluciona ni mejora su bienestar.

Puedo decir que en mi experiencia, mis padres perdieron sus negocios a causa de las extorsiones por parte pandillas (y eso que vivíamos en el Centro Histórico, al lado del Palacio Nacional); las oportunidades de trabajo son limitadas y mis hermanos se encuentran aun sin oportunidades de trabajo (a pesar que tienen experiencia y estudios); las agresiones verbales, psicológicas y físicas que enfrentaba por parte de mi familia y centros educativos por pertenecer a la comunidad LGTBI; la violencia de género y la violencia doméstica de mi padre hacia nosotros; y principalmente las amenazas de muerte por mi cuñado y mi propio padre… fueron muchas de las causas que hacían esforzarme por salir del país y tener una vida más justa y llena de bienestar, y pude encontrar las oportunidades a través del estudio y el aprendizaje.

Por eso, el tema de la caravana de centroamericanos como el caso de los africanos en pateras a lo largo del Mediterráneo, y los refugiados venezolanos en el mundo (y especialmente aquí en España) no se puede tomar a la ligera en comentarios de las redes sociales (espacio en el que las criticas llueven más), ni simplificar, ni acusar, ni mucho menos referirse a este tema como gracioso… se tiene que tomar como un tema delicado, en el que la vida está en juego, la dignidad del ser humano está rota y la capacidad de vivir una vida más segura y mejor es posible.

Además, uno de los argumentos más utilizados (incluso por nosotros latinos) es: “no tienen educación sexual y viven teniendo hijos sin pensar en el futuro”. Para ello, puedo responder: ¿quién les ha dado la educación? ¿el sistema se los ha garantizado? ¿quiénes invierten en que los pobres salgan de pobres? ¿has ayudado tú para que por lo menos la gente se informe de qué otras vías existen para salir de la pobreza? ¿dónde se ha quedado tu empatía, en caso la hubieses tenido algún día?

Todos tenemos causas y me uno a las causas de todos ellos quienes migran y luchan por una mejor vida porque estoy seguro que si la vida no me hubiese dado las mismas oportunidades que tengo, estaría acompañando la caravana entre niños que viajan solos y que lo único que tienen en mente es ayudar económicamente en casa, y entre gente con hambre y viviendo en condiciones infrahumanas, arriesgando sus propias vidas, las cuales son importantes, como la tuya y como la mía.

Related Posts

De a poco el año va llegando a su final, y con él, otra serie de columnas y oportunidades para...

Se acaba el 2018, lo que muchos ven como capítulos, páginas u otras metáforas para representar un...

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar el discurso de Mario Vargas Llosa respecto a la...

Leave a Reply