By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Oscar Eduardo Ramiez Soto/

La política guatemalteca, más allá de un entramado de confusiones y de posiciones, es una dinámica perfecta de discusión y alteración humana. Por años las diversas posiciones ideológicas han estado atentas de los actos cometidos por los grandes representantes del poder sustancial. Pero el viernes 27 de abril, las posiciones, entramados y discusiones giraron en torno de la muerte de uno de los emblemas principales del poder máximo del país: Álvaro Arzú Irigoyen

Un personaje que fue amado y odiado, un personaje que permaneció –que ya parecían vitalicios– dentro de la política nacional. El ahora ex Alcalde y ex Presidente de la República tenía el poderoso rasgo personalista que se maneja dentro de la política, sus seguidores defienden a espadazo limpio su honorabilidad, credibilidad, trabajo y decencia.

Pero sus opositores ponían y ahora con más razón pondrán en tela de juicio todos los puntos mencionados con anterioridad.

Pero aquí no se trata de llevar el camino sobre las discusiones eternas entre los polos ideológicos que habitan el país, sino se trata de dar una visión del acontecimiento y que representará eso para el mismo en los días que vienen. La famosa frase dictada en Francia en el siglo XV “muerto el Rey, viva el Rey”  hace una alusión a lo que ocurrirá en la alcaldía capitalina en estos días. Los reglamentos son claros y establecen que al que le corresponde asumir el puesto de Alcalde es al Concejal I, pero el detalle aquí –y que hace referencia clara a la frase– es que el nepotismo de ese poder enraizado no saldrá de los puestos máximos.

El señor Concejal I, es esposo de la sobrina del ex alcalde y comparte siempre la experiencia de haber estado dentro del núcleo del poder duro. La complicación viene ahora en que si se buscaba la reforma al poder –con mecanismos extra–  por la muerte del “sultán”, esta seguirá siendo un sueño utópico para los opositores y radicales enemigos. Dentro de la materia de la Ciencia Política se  reconoce la legitimidad de los poderes cuando llegan por medio de los procesos democráticos  institucionales correspondientes. Pero el caso de sucesión, al no poder ser un proceso de la naturaleza anterior, tiene que ser mejor vigilado por los ciudadanos y estos decidirán si lo legitiman como los actores parte.

Con lo anterior hago una cita muy importante a todos los que les llama la política y se han desligado de los debates antagónicos que imperan día tras día sobre lo polémico; que pongan mucha atención a los que podrá suceder. Guatemala tiene por si una historia muy complicada, y lo que sucedió muchos lo han catalogado como la desaparición de la “finca y su administrador”, pero eso no es cierto; el poder sigue siendo de uno pocos y el vigilar podrá darnos una nueva visión de cómo serán llevadas las cosas ahora dentro de los procesos municipales.

Las elecciones están a poco, y es por ello que más allá de notar solo los errores y los cambios que se delimitan dentro de los poderes Ejecutivo y Judicial, hay que tomarse el tiempo para delimitar y reformar la rama del poder municipal. Por ello,  propongo que si el objetivo de una amplia mayoría es el cambio radical de la municipalidad y el corte de esa raíz de poder duro, se vaya en los próximos ejercicios electorales a votar por nuevos prospectos fuera de lo que se conoce como la “política tradicional”.

Insisto, tengamos ojo y racionalidad con lo que pueda suceder y hagamos los procesos de manera institucional, democrática y pacífica.

Las reformas vienen si respetamos los procesos, demos nuevas oportunidades y conozcamos las propuestas de los próximos candidatos. Luchemos por una alcaldía mejor desde hoy, vigilemos y pidamos rendición de cuentas, pero hagamos todo como lo dicta un verdadero proceso político institucional, no con las propuestas de los más radicales y monolíticos opositores. “Muerta la política, viva la Política”

About the Author
Related Posts

Adopta, no compres. Ese gato que la conocida encontró en una caja a media carretera. Ese gatito...

Alejandra Cruz Bolaños/ ¿Consideran ustedes que la investigación es importante en nuestras...

Me ardían las manos y sentía como el fuego no dejaba de colarse en cada fibra de mi ser. Mis...

Leave a Reply