By Luis Ernesto Morales
Posted: Updated:
0 Comments

El acceso a la información a través de la tecnología, es un avance enorme para el desarrollo del ser humano. Los pasos agigantados a los que esta avanza, representan un desafío para el avance del comportamiento humano. Uno tiene que acoplarse rápidamente a cada cambio que una app, hashtag o una red social nos puede traer. Es difícil estar al día con toda información que logramos producir. Es por ello, que personalizamos nuestros perfiles para poder saber de las cosas que nos interesan. Es imposible para nuestros cerebros procesar todo lo que ocurre en todos lados sobre todos los temas, algo en lo que la tecnología claramente nos supera. Por ello no es erróneo que según nuestros intereses, podamos elegir qué queremos saber, leer, oír y ver.

El problema es que esta personalización de temas puede que, en vez de ser un par de binoculares para ver más allá, coloque una venda sobre nuestros ojos.

Mientras en otras épocas los medios de comunicación deciden que vemos y que no, la autocensura que colocamos sobre nosotros mismos es cada vez más común. Las redes sociales y medios de comunicación han llegado entonces a jugar el papel más importante de su historia, en relación con la política. Los temas que hemos vivido en Guatemala los últimos años, han impulsado, aún más, el distanciamiento entre los polos opuestos del pensamiento guatemalteco.

Nuestros perfiles son eso mismo, “nuestros” y por ello queremos colorearlos de los colores que más nos parezcan. Desde nuestro equipo de fútbol favorito, hasta el color que pintará la imagen de la presidencia o del congreso. Las cuentas que seguimos por deporte, música o cultura, nos mantienen en un área que es nuestra predilecta, en la que profundizamos y podemos volvernos expertos al informarnos diariamente de sus acontecimientos.  La controversia en materia política es que le damos la espalda a los argumentos de las otras partes que pueden darnos una perspectiva diferente de un tema o problema.

Elegir sólo a quienes piensan como yo pienso y bloquear a quienes traigan otros pensamientos, no nos hace más intelectuales por saber mucho, nos hace más ignorantes de lo que otros pueden llegar a decir.

El papel de los medios de comunicación en la polarización política, ha quedado retratada en las elecciones estadounidenses de 2016 y todo lo ocurrido durante la presidencia de Trump en 2017. Un concepto nuevo como las fake news ha llegado a escena y podemos observar cómo los noticieros, periódicos o medios virtuales sesgan la información hacia un lado o el otro. Se llega a justificar lo injustificable y a atacar lo irrelevante. El caso de Guatemala con un presidente outsider como lo es Jimmy Morales no ha sido ajeno a estos fenómenos que acosan la opinión pública estadounidense. Es la figura de las fake news la única enemiga en el debate político que se lleva en el internet o en los medios y aunque sea una responsabilidad de ellos llevar información imparcial a sus consumidores, somos nosotros mismos quienes debemos exigir y fomentar información verídica y no una tergiversación de los hechos.

Mientras las investigaciones sobre los medios y redes sociales se debaten entre sí, éstas crean más polarización al sesgar la información o si brindan más opciones para evitarla, el paso de su efecto sea una u otra opción, no se detiene. Nuestro comportamiento tiene que tratar de avanzar al mismo tiempo que la tecnología y por ello darnos cuenta que podemos estar cometiendo errores graves por pensar que son decisiones simples. Es difícil saber quién miente y quien no, pero no podemos permitirnos sólo escuchar o leer una perspectiva de lo que acontece a nuestra sociedad. Abrámonos a los puntos de vista que no nos agradan, discutamos con quien piensa diferente y así alimentaremos nuestros pensamientos y juicios al poder crear un criterio propio. No dejemos que nos cuenten todo, discutámoslo.

Related Posts

Literactivismo, es un espacio de encuentro y discusión creado por Lectores Chapines y JusticiaYa...

La demanda de trabajo crece pero eso no refleja un crecimiento económico ni para las familias, ni...

La libertad de expresión es un derecho que tenemos todos los guatemaltecos garantizado por el...

Leave a Reply