By Alexander López
Posted: Updated:
0 Comments

 

Entiendo que muchos salen de la universidad peleando y arremetiendo contra esta. Sin embargo, creo que son aquellos que han hecho el menor esfuerzo y no tienen mucho éxito en su desempeño académico. Para mí y muchos otros la universidad, más que una institución, ha significado un hogar y la puerta al éxito y el crecimiento personal.  Por ello, ante la interrogante del  por qué agradecerle a la Universidad, puedo decir:

Primero, porque me ha brindado una formación académica y humana que no muchas otras universidades tienen.

Segundo, porque me ha brindado becas de estudios, en medio de mi carencia económica y condición de pobreza.

Tercero, porque a pesar que da empleo a unos pocos profesores que no saben mucho del tema, tiene contratados a otros líderes ejemplares en el campo profesional de Guatemala.

Cuarto, porque me ha brindado la oportunidad de trabajar en proyectos e instituciones de incidencia en el país, como el Juzgado de Femicidio o la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Guatemala.

Quinto, porque me ha facilitado estudios a nivel internacional y de intercambio en otras tres universidades de la Compañía de Jesús, en España, México y Colombia.

Sexto, porque me ha dado un trabajo digno y la oportunidad de ejercer también como profesor.

Séptimo, porque me animó a salir del clóset en medio de un contexto de discriminación hacia la comunidad LGTBI. Y no me juzgó a través de sus actividades o personal administrativo, en cambio, me demostró aceptación y orgullo.

Octavo, porque me ha brindado calor humano e incondicional y me ha permitido desarrollarme como líder a través de las organizaciones estudiantiles, voluntariado, proyectos sociales e incluso Brújula.

Noveno, porque me he graduado con honores y me ha dado satisfacción por las metas alcanzadas.

Y décimo, porque me ha inyectado de pasión por la vida, por mis sueños y por una sociedad más justa.

Realmente me siento orgulloso de ser landivariano y de pertenecer a una red de profesionales de prestigio que a lo largo de la historia ha seguido promoviendo el desarrollo y mejoramiento del país.

Ahora más que nunca me toca alzar el vuelo y conquistar los logros que aún, siendo muy altos, llevaré a cabo gracias a la porción de vida compartida en nuestra tan querida Universidad Rafael Landívar.

Imagen

Related Posts

“Es imposible vivir sin fallar en ocasiones, a menos que vivas tan cautelosamente que no estás...

Facebook, la red social que seguramente todos usamos, donde nos enteramos desde qué pasa en la vida...

Entre mis cualidades no destaca la paciencia. Y entre mis defectos sobresale el perfeccionismo, la...

Leave a Reply