By Tik Naoj
Posted: Updated:
0 Comments

Ixel Guoron/

El  mercado o “día de plaza” de las comunidades indígenas es el lugar y momento donde las mujeres tejedoras ofrecen sus tejidos que van desde huipiles, fajas hasta servilletas y cortes.  Utilizan técnicas ancestrales como lo es el telar de cintura o de pie,  con el fin de apoyar la economía de sus hogares además del valor de mantener la identidad a través del uso de la indumentaria Maya.

Sin embargo, a los mercados también ha llegado la industrialización de las prendas de vestir con bordados y diseños de los pueblos indígenas utilizando técnicas como el sublimado, computarizados, entre otros. Esto afecta la economía de las mujeres tejedoras; porque por ejemplo, ellas se llevan aproximadamente un mes y medio en hacer un huipil; mientras que las maquinas en un día hacen varios con los mismos diseños mayas a precios bajos.

Un huipil tejido a mano oscila entre Q1000 y una prenda con el mismo diseño del huipil con sublimado o computarizado cuesta Q100.

Esto hace que las mujeres tejedoras bajen los costos de sus prendas regalando su trabajo conformándose en ganar Q100 por un mes y medio de trabajo.

¿Qué es el sublimado en ropa? La sublimación textil, es el proceso de imprimir un diseño con una impresora plotter cargado de tintas especiales sobre poliéster para luego planchar el material. Con ello se han plagiado los diseños de varias comunidades indígenas.

El poliéster como fibra artificial está hecha de subproductos como el petróleo y el carbón.

El uso de poliéster, implica varios riesgos en la salud. No permite la transpiración corporal ya que el material impide absorber la humedad. Además, no se descarta que el uso de estas telas produzca en algunas personas, erupciones cutáneas e inflamación de la piel.

Además, quienes venden estas máquinas en Guatemala, son en su mayoría empresas provenientes de Asia. Los pequeños y medianos empresarios adquieren estas máquinas muchas veces adquiriendo deudas pese a que las maquinas tienen un año y medio de vida útil. Esto  afecta la economía de las mujeres tejedoras por la competencia desleal quienes regalan su trabajo para subsistir. Asimismo ahora en los mercados se encuentran más ropa sublimada y computarizado que tejidos hechos a mano. 

¿Cómo regresamos a nuestras raíces para dejar de ser un país consumista y utilizar nuevamente los tejidos hechos a mano por artistas tejedoras ? Tejidos en los cuales se plasman en cada prenda creatividad, combinación de hilos, conocimientos, retomando el valor del trabajo de las tejedoras.

A través del Movimiento Nacional de Tejedoras Ruchajixik ri qana´ojbäl, las cuales son «mujeres mayas tejedoras de distintas comunidades del país, que nos hemos organizado para buscar la protección legal y el control de nuestro patrimonio textil, el reconocimiento a los pueblos mayas como autores de nuestras creaciones de propiedad intelectual colectiva y la regularización de su comercio, de forma que esta pueda significar beneficios económicos dignos para los pueblos», se está trabajando en la concientización de la protección de los trajes de forma colectiva y se impulsa las escuelas de tejidos para que las jóvenes aprendan a tejer y no se pierda el legado milenario.

 

About the Author

MISION:
Somos un grupo, que brinda herramientas analíticas para fomentar una visión crítica en temas relacionados a pueblos indígenas, juventud, participación política y proyectos sostenibles.

VISION:
Contribuir al establecimiento de grupos de actores que incidan políticamente en los contextos en que se desenvuelven.

OBJETIVO:
Empoderar a la juventud a través de conocimientos para incidir política, social, económica y culturalmente en sus contextos.

Related Posts

Marjorie González/ La ausencia Dime cómo ignorar este dolor, por más que haga otras cosas siempre...

¿Qué pasaría si un día te enfermas y resulta que para que puedas encontrar un alivio a tu...

Evelyn Price / Colaboración Tener maleta, buscar la maleta, encontrar la maleta, jalar la...

Leave a Reply