Deuda pública en Guatemala

1
Publicado el 29/07/2013 por Brújula en Reflector

Abacotoo

Asociación de Estudiantes de Economía AECO/ Universidad Rafael Landívar/

Cuando un Estado no es capaz de sostenerse por sus fuentes propias de financiamiento como ingresos tributarios, no tributarios o ingresos de capital, incurre a la denominada deuda pública, la cual puede ser externa o interna. La externa constituye la suma de deudas que tiene el Estado con entidades extranjeras como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), mientras que la deuda interna está conformada por colocaciones en el mercado interno del país, como bonos o valores que reciben los bancos comerciales.

Se conoce como deuda flotante a la deuda del país caracterizada por ser contraída a muy corto plazo; consiste en la emisión de bonos o letras del tesoro que generalmente están en manos de los bancos e inversionistas nacionales o extranjeros, los cuales generalmente ejercen presión sobre el gobierno para la emisión de nuevos títulos, creando de esta manera un círculo de endeudamiento.

Cuando el Estado no percibe ingresos de la magnitud necesaria para pagar la deuda, puede tomar la decisión de emitir más monedas y billetes, generando un incremento en la inflación o recorta el presupuesto para los ministerios y otras entidades gubernamentales.

Últimamente el debate público en medios de comunicación ha girado en torno a la posible emisión de bonos por parte del gobierno.

¿Qué son los bonos? Los bonos son una manera de obtener deuda y sirven para que el gobierno obtenga dinero. Por lo tanto, es un título de deuda donde el Gobierno de Guatemala se compromete a devolver el dinero descrito en el bono junto con los intereses en un plazo de tiempo determinado. Como toda inversión, el destino de los fondos debe ser analizado para que la misma permita recobrar lo gastado en intereses.

En Guatemala, la deuda se ha venido tratando como un tema tabú desde la administración del gobierno anterior. Sin embargo, a partir de que el Partido Patriota logró aprobar un documento que establece que diputados con una mayoría calificada pueden suspender temporalmente las interpelaciones, en el Congreso se inició a discutir la posibilidad que el país adquiera deuda en el 2013.

Esta fue una medida para buscar la aprobación de Q3.5 millardos en bonos que se utilizarían para solventar la deuda del Ministerio de Comunicaciones.  Rubén Mejía, viceministro de comunicaciones, expresa que la deuda servirá para pagar obras ya realizadas y “ello permitirá dinamizar el sector construcción.” Esto significa que saldarán cuentas pendientes a todas las obras gestionadas en años anteriores y utilizarán una parte para generar caminos y nuevas rutas. El viceministro afirma que las obras que pagarán son aquellas que pasaron satisfactoriamente los controles públicos de SICOIN, SIGES y SICOP.

Ricardo Barrientos, economista del ICEFI, explica que hay peligro en pagar deuda sin garantizar la transparencia del origen de la misma o que sin que se justifique el destino. El problema es que pueden existir pagos a obras que jamás existieron o a construcciones inventadas que serían totalmente ilegales, esto aumenta el déficit fiscal y pone en peligro la macroeconomía.  Por lo tanto Barrientos expresa que “lo que se quiere pagar no es deuda, son contratos hechos fuera del presupuesto, y por lo tanto los guatemaltecos no deben cargar con esa responsabilidad con sus impuestos.” (Fuente)

Por su lado, el Banco de Guatemala emitió un dictamen técnico, es decir, evaluó -sin tomar en cuenta el destino de los fondos- si la deuda es todavía sostenible antes de tener una crisis macroeconómica . El banco y la junta monetaria expresan: “La JM y el BANGUAT no asumen responsabilidad que pueda derivar del destino, así como de trámites o actos, previos o posteriores, relacionados con la utilización de los recursos”.    El Banco de Guatemala evaluó y realizó su dictamen en base a estatutos técnicos de sostenibilidad; sin embargo, preocupa que en el país exista muy baja captación de recursos de impuestos y poco crecimiento de exportaciones, por lo que mientras siga existiendo un déficit fiscal se deberá de contratar deuda.

Por lo tanto la emisión de bonos y deuda no es tan problemática como las implicaciones del uso de los fondos. Se debe de fiscalizar y verificar que los fondos sean utilizados para las mejores prioridades.

Si Guatemala posee el problema que gasta más de lo que le ingresa, existe una estrategia posible a tomar, la cual consiste en bajar los gastos de ejecución del gobierno. El presidente Otto Pérez sugiere recortar gastos que no afecten sus 3 programas centrales de Gobierno; sin embargo esta práctica de abrocharse el cinturón en los gastos no ha resultado muy buena para salir de crisis debido a que existe reducción de salarios, despido de trabajadores públicos y el congelamiento de obras o programas. Esto puede sanear las finanzas públicas pero con un gran costo social, especialmente en esta época donde la conflictividad social es alta, cualquier detonante que alimente el malestar derivado de la brecha social puede desatar violencia y otro tipo de comportamientos desviados.

El Fondo Monetario Internacional y otros organismos internacionales asesoran que es pertinente no reducir el gasto público sino contemplar un déficit fiscal más grande (contratar más deuda), según se recauden más impuestos para compensar el menor consumo e  inversión del sector privado. Cuando el consumo y la inversión privada comienzan a crecer se modera el crecimiento del gasto público; esto es conocido como una política fiscal contracíclica (Fuente: Cepal)

Los jóvenes y ciudadanos que deseen aportar a la situación del país, pueden realizarlo por medio de tres caminos.

Estos tres caminos son la prioridad social, fiscalización y transparencia, y emprendimiento para la exportación.

Prioridad social por medio de voluntariados y actividades de ayuda a personas necesitadas, tal y como lo expresa Paul Krugman: ayudar a los más necesitados en una época de crisis, por medio de mayores recursos para salud y para los desempleados, es lo correcto moralmente; también es una forma de estímulo económico mucho más efectivo que reducir el impuesto sobre ganancias de capital.

Fiscalización y transparencia, apoyar a instituciones de movimientos ciudadanos, sumarse a las denuncias de comportamientos desviados detectados. Además, es posible solicitar y compartir información que permita presionar a sus representantes políticos para que su desempeño pueda ser verificado.

Emprendimiento e innovación para la exportación, debido a que ni el gobierno ni las instituciones educativas poseen la solución para el empleo y la creación de empresas.  Es por ello que las nuevas generaciones deben apostar todo a la innovación, a escoger productos de exportación y servicios que les permitan ser sus propios jefes y así aportar trabajos a Guatemala. Encontrar asociaciones de emprendimiento y semilleros de capital es algo que se debe de estructurar para poder salir adelante en esta crisis.

La deuda de por sí no es mala, es una manera de poder gestionar de manera ordenada los activos de una operación financiera. Sin embargo se debe de ser muy estratégico y endeudarse en proyectos que tengan retornos positivos.

 

Fotografía: www.wikihow.com




Autor de este artículo

Brújula


Un Comentario


  1.  

    Las exportación de productos y materiales Guatemaltecos podrían favorecer la economia del país.





Deja un comentario

(obligatorio)