By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

Latente en mis sueños estás,

aferrado a mí como un deseo.

Si tuviese alas, volaría y

te diría: “encontrémonos en la cima”,

para que descubrieses

el cielo que te he regalado.

Por el resto de los días,

el cielo sería tuyo.

 

Ahora solo ansío a tu lado estar,

deleitándome con soñar.

Related Posts

Por: Pablo Arrivillaga Dime, dulce reina De qué constelación vienes Por qué una ciudad inundada...

Durante la última década hemos visto una serie de cambios en el transporte público de la ciudad de...

Wendy Edelmira Samayoa...

Leave a Reply