Daniela Archila/ La primera parte puedes leerla aquí   Mariana ya creció, tiene 24 años y está recostada en los barandales de su balcón, vive sola. A todo volumen, suena una canción de Enrique Bunbury mientras se fuma el cigarro de todos los días. Ella sabe que ese artista es el favorito de su fantasma más llorado, esa...