Cuando algo o alguien no es para nosotros, solo queda respirar hondo y dejarlo ir. Tanto en el amor y en la muerte se dice que cuando te toca, aunque te quites, y cuando no, aunque te pongas. Antes de dejar ir, solemos esperar una “luz verde” que nos indique cuando es el momento preciso de “soltar” lo que nos hace...