Orlando García/ Sentado en un callejón sucio, su cabeza recostada contra la pared, perdía el tiempo viendo las nubes que anunciaban la imponente e inevitable tormenta que estaba lista para ahogarlos en baños de angustia. El sudor brotaba de su piel como el agua que huye del trapo que está siendo exprimido, mojando su...