Axel Ovalle/   La sin tacón De noche por el centro, sin importar quién la viese, quién la pensase siquiera; vestía nada más un vestido rojo y el alma dispuesta a marchar. Extendiendo sus alas, cual mariposa monarca, huyó por los aires dejando atrás su nombre. Aleteó por los cielos y cruzó los horizontes....