Gabriela Sosa/ Observaba como la llama bailaba en sus dedos, cuando sentía que las punzadas empezaban a profundizarse, dejaba caer la cerilla entre las piedras frente al altar. Nunca le había temido a ese elemento tan misterioso; de pequeña le gustaba mirar de lejos como su madre prendía las veladoras, aunque nunca le...