Si por nosotros los haraganes, los que escogemos sacrificar momentos y memorias sirviendo en el sistema de salud pública, durante nuestros años de formación; esos buenos para nada que pasan hasta 36 horas seguidas sin dormir en un servicio de hospital, los mismos que no entran en las exigencias del dichoso y bueno...